Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Vivir sin hipoteca

Intenta vivir en una casa sin hipoteca o con una hipoteca pequeña. Éste será un punto clave que determinará si algún día alcanzarás o no la libertad financiera.

El tema de la compra de una vivienda es muy importante cuando estamos hablando de ahorro. Cuánto gastes en tu casa decidirá si algún día podrás jubilarte tranquilamente antes de tiempo o no lo conseguirás jamás.

A todos nos gustaría vivir en una casa grande, con jardín, con grandes ventanales y a ser posible a un paseo del centro de la ciudad. Pero, en la vida todo no se puede tener y en este caso, o tienes mucho dinero o vas a tener que elegir entre una casa maravillosa con una hipoteca de por vida o un piso modesto con una hipoteca que acabarás de pagar muy pronto. Por supuesto, vivir de alquiler también está encima de la mesa.

Comprar tu piso no es una inversión

Uno de los puntos que me parece que es muy importante aclarar, es que yo considero que comprar un piso donde tú vas a vivir se tiene que considerar un gasto y que en ningún caso lo considero una inversión. Si tú vas a vivir en ese piso, no lo vas a poder alquilar y no lo vas a poder vender más caro de lo que lo compraste mientras sigas viviendo en él. Por lo tanto es un gasto que es necesario para vivir (pagarás un alquiler o una hipoteca) y en ningún caso será una inversión para ti (aunque puede serlo para tus herederos cuando te mueras).

Cómo lo he hecho yo antes de tener hijos

Antes de tener hijos siempre viví de alquiler. He vivido de alquiler en diferentes ciudades de Europa mientras estudiaba y en mis primeros trabajos. Me daba movilidad para cambiar de trabajo si me apetecía.

Los últimos años, cuando ya estaba empezando a asentarme en un lugar fijo fue una época interesante porque coincidió de lleno con la época dorada de España en la que se consideraba que comprar un piso para vivir era una inversión y que los pisos subían de precio día tras día y nunca iban a bajar. En esa época en la que yo vivía de alquiler sufrí muchas presiones familiares para comprarme un piso, porque consideraban que cuánto más tarde me lo comprase más iba a tener que pagar por él.

Esta presión es algo que agradezco a mi familia, puesto que ellos estaban preocupados por mí y fue su manera de demostrármelo. Aún así no les hice caso y a ellos les aconsejé que hiciesen lo que yo estaba haciendo y ellos no me hicieron caso a mí. Así que todos en desacuerdo como buena familia que se precie.

Cómo lo he hecho yo con hijos

Mi piso, en el que vivo ahora, me lo compré en 2010 y pagué por un piso de 90 metros cuadrados, en un barrio de las afueras de mi ciudad con muy poco glamour 154.000€. Tenía ahorrados unos 34.000€ y pedí una hipoteca de 120.000€.

Una vez que ya estaba embarazada y sabía que iba a tener hijos asentarme en un sitio me pareció lo más normal, ya no me veía cambiando a los niños de colegio, dejando a sus amigos atrás…y por eso decidí convertirme en propietaria en vez de seguir alquilando.

Por supuesto, también recibí muchas críticas, esta vez sorprendentemente de la familia política (y eso que el piso era mío y no de su hijo), el barrio no les gustaba, el portal no era lo suficientemente elegante, etc. Consideraban que con el nivel de ingresos que teníamos podíamos permitirnos algo más elegante, en un mejor barrio o en una ciudad mejor incluso.

Evidentemente también agradezco a mi familia política esas críticas, puesto que era su manera de decirnos que querían lo mejor para nosotros. Sólo había dos problemas, su hijo no tenía nada que ver con mi piso y yo no estaba dispuesta a hipotecarme para toda la vida simplemente para enseñarle al mundo lo bien que me iba. Prefiero vivir tranquila a que los demás piensen que vivo tranquila.

Cómo lo hago yo ahora

Cuando me hipotequé en el año 2010 juré que no iba a cumplir los 40 con una hipoteca debajo del brazo. Así que en el año 2019, justo antes de mi cumpleaños acabé de pagar la última cuota. Para conseguir este objetivo hay dos cosas muy importantes que hice. La primera amortizar todo lo que pude en cuanto pude (por eso es muy importante que tu hipoteca no tenga comisión de amortización) y tener una hipoteca con interés muy bajo (rozando el Euribor).

Ahora mismo el no tener hipoteca, el que el piso sea mío y solo mío y no tener que pagar un alquiler me hace sentir muy tranquila y eso se traduce en felicidad. Vivir sin hipoteca es muy relajante. Saber que pase lo que pase tengo un techo sobre la cabeza de mi familia y que no me lo puede quitar nadie (ni el banco, ni una ex-pareja cabreada) es algo que valoro mucho más que vivir en un barrio de moda, en una casa moderna o en una casa enorme y elegante.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, sólo puedo decirte que valores si quieres vivir de alquiler o comprar tu vivienda. Y que si decides comprar tu vivienda te plantees si la quieres comprar en pareja o sólo. Y decide si quieres estar hipotecado toda la vida dentro de una casa muy cara o estar libre y tranquilo dentro de un piso barato.

vivir sin hipoteca dentro de tus posibilidades
Vivir sin hipoteca en un piso barato (imagen de Alexander Stein)

Para que no te pierdas

Si acabas de llegar al blog y quieres empezar desde el principio puedes acercarte a la entrada sobre como elegir el banco. También puedes ver como he organizado el tema del coche.