Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA INVERSIÓN

Ley de Pareto

La «Ley de Pareto» tiene varios nombres como «la Regla del 80/20» o «Ley de los Pocos Vitales». Pareto, en 1896, estudió la propiedad de la tierra en Italia y descubrió que un 20% de los propietarios poseía el 80% de las tierras. Y aunque los porcentajes pueden variar, así es como se puede generalizar que está distribuida la riqueza en el mundo, es decir, unos pocos tienen casi todo.

ley de Pareto, principio de Pareto o regla del 80/20 aplicada a tus finanzas
Ley de Pareto o regla del 80/20

Aplicaciones generales de Pareto

La aplicación que más nos interesa a nosotros es la relativa al esfuerzos, es decir, el 20% de todos tus esfuerzos producen el 80% de los resultados. Por lo tanto, hay que esforzarse al 100% pero priorizando siempre el 20% del esfuerzo que produce el 80% de los resultados. Por ejemplo:

  • imaginemos una tienda on-line que vende 100 cosas diferentes. La mayoría de la gente que entra en la tienda on-line pide las mismas 20 cosas, sólo una minoría de la gente compra alguna de las otras 80 cosas. Por lo tanto, ese 20% de los productos se colocarán en mejor ubicación en la tienda on-line y también en el almacén, etc.
  • si en nuestra alimentación hacemos lo básico: no comer comida basura, comer frutas y verduras… rápidamente notaremos los resultados en nuestra grasa corporal. Ese será el 20% del esfuerzo con el que notaremos el 80% de los resultados. El resto de los esfuerzos servirán para seguir bajando grasa pero no en la misma proporción.
  • uno de los principios que usamos los minimalistas, es que, el 20% de la ropa de tu armario es la que usas el 80% de las veces y por lo tanto esa es la ropa que has de conservar

Un ejemplo para el principio de Pareto aplicado a la pérdida de grasa lo encontraremos en este enlace de una de Fitness Revolucionario.

Pareto aplicado a nuestro dinero

En tus inversiones y ahorros generalmente no verás un avance rapidísimo. Si es un avance muy rápido cuidado, mucho cuidado, probablemente estás dentro de una estafa o de una burbuja. Por lo tanto, estamos de acuerdo que los frutos de tu ahorro y tus inversiones tardarán en llegar.

La forma de acelerar ese camino es aplicando el principio de Pareto, y al principio centrándonos sobre todo en ese 20% de las cosas que hacemos que provoca el 80% de los resultados.

En el ahorro, por ejemplo, veremos que acciones de las que tomamos nos provocan la mayor parte del ahorro, y nos centraremos ahí. Una vez que ya tengamos interiorizados esos esfuerzos por ahorrar nos centraremos en los pequeños detalles que sumarán pero no tan rápido.

En las inversiones lo mismo, al principio, nos centraremos en aquellas que con poco esfuerzo nos generan buenos resultados. Pero a la larga tendremos que seguir invirtiendo en otras cosas para diversificar, recuerda que no podemos tener todos los huevos en la misma cesta aunque el esfuerzo sea menor.

El consejo de tu vecina

Querido vecino, la manera más fácil de empezar a ahorrar es ser, como yo, una pseudo-minimalista. No requiere mucho esfuerzo comprar sólo aquello que verdaderamente necesitas, se trata tan sólo de ser consciente de donde gastas la mayoría de tu dinero. Si primas la calidad sobre la cantidad ahorrarás fácil. Cuando con este 20% del esfuerzo de ser minimalista hayas conseguido una tasa de ahorro del 80%, si quieres ya puedes centrarte es hacer unas excel súper complicadas donde analices todos tus gastos y encuentres aquellos gastos hormiga que hacen que harán que ahorres un poco más. Yo, vecino mío, no llevo ninguna hoja de gastos porque cuando eres minimalista, poco tienes que apuntar, lo que has gastado ha sido conscientemente y no hay por qué analizarlo al detalle.

Respecto a las inversiones, seguramente la gestión pasiva en fondos indexados o ETFs generarán el 80% de tus beneficios con el 20% de atención a ellas. Yo aquí, empecé al revés, porque cuando yo empecé a invertir nada de esto existía. Por eso, tengo intención de ir cambiando mi esquema de inversión según avance mi vida.

Pero recuerda, que yo sólo soy una vecina dándote un consejo aquí, en mitad de la escalera, y que siempre tienes que analizar lo que te digo, contrastarlo, informarte y tomar tus propias decisiones. Tus inversiones son responsabilidad tuya y de nadie más.