Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA INVERSIÓN

Ley de Pareto

La «Ley de Pareto» tiene varios nombres como «la Regla del 80/20» o «Ley de los Pocos Vitales». Pareto, en 1896, estudió la propiedad de la tierra en Italia y descubrió que un 20% de los propietarios poseía el 80% de las tierras. Y aunque los porcentajes pueden variar, así es como se puede generalizar que está distribuida la riqueza en el mundo, es decir, unos pocos tienen casi todo.

ley de Pareto, principio de Pareto o regla del 80/20 aplicada a tus finanzas
Ley de Pareto o regla del 80/20

Aplicaciones generales de Pareto

La aplicación que más nos interesa a nosotros es la relativa al esfuerzos, es decir, el 20% de todos tus esfuerzos producen el 80% de los resultados. Por lo tanto, hay que esforzarse al 100% pero priorizando siempre el 20% del esfuerzo que produce el 80% de los resultados. Por ejemplo:

  • imaginemos una tienda on-line que vende 100 cosas diferentes. La mayoría de la gente que entra en la tienda on-line pide las mismas 20 cosas, sólo una minoría de la gente compra alguna de las otras 80 cosas. Por lo tanto, ese 20% de los productos se colocarán en mejor ubicación en la tienda on-line y también en el almacén, etc.
  • si en nuestra alimentación hacemos lo básico: no comer comida basura, comer frutas y verduras… rápidamente notaremos los resultados en nuestra grasa corporal. Ese será el 20% del esfuerzo con el que notaremos el 80% de los resultados. El resto de los esfuerzos servirán para seguir bajando grasa pero no en la misma proporción.
  • uno de los principios que usamos los minimalistas, es que, el 20% de la ropa de tu armario es la que usas el 80% de las veces y por lo tanto esa es la ropa que has de conservar

Un ejemplo para el principio de Pareto aplicado a la pérdida de grasa lo encontraremos en este enlace de una de Fitness Revolucionario.

Pareto aplicado a nuestro dinero

En tus inversiones y ahorros generalmente no verás un avance rapidísimo. Si es un avance muy rápido cuidado, mucho cuidado, probablemente estás dentro de una estafa o de una burbuja. Por lo tanto, estamos de acuerdo que los frutos de tu ahorro y tus inversiones tardarán en llegar.

La forma de acelerar ese camino es aplicando el principio de Pareto, y al principio centrándonos sobre todo en ese 20% de las cosas que hacemos que provoca el 80% de los resultados.

En el ahorro, por ejemplo, veremos que acciones de las que tomamos nos provocan la mayor parte del ahorro, y nos centraremos ahí. Una vez que ya tengamos interiorizados esos esfuerzos por ahorrar nos centraremos en los pequeños detalles que sumarán pero no tan rápido.

En las inversiones lo mismo, al principio, nos centraremos en aquellas que con poco esfuerzo nos generan buenos resultados. Pero a la larga tendremos que seguir invirtiendo en otras cosas para diversificar, recuerda que no podemos tener todos los huevos en la misma cesta aunque el esfuerzo sea menor.

El consejo de tu vecina

Querido vecino, la manera más fácil de empezar a ahorrar es ser, como yo, una pseudo-minimalista. No requiere mucho esfuerzo comprar sólo aquello que verdaderamente necesitas, se trata tan sólo de ser consciente de donde gastas la mayoría de tu dinero. Si primas la calidad sobre la cantidad ahorrarás fácil. Cuando con este 20% del esfuerzo de ser minimalista hayas conseguido una tasa de ahorro del 80%, si quieres ya puedes centrarte es hacer unas excel súper complicadas donde analices todos tus gastos y encuentres aquellos gastos hormiga que hacen que harán que ahorres un poco más. Yo, vecino mío, no llevo ninguna hoja de gastos porque cuando eres minimalista, poco tienes que apuntar, lo que has gastado ha sido conscientemente y no hay por qué analizarlo al detalle.

Respecto a las inversiones, seguramente la gestión pasiva en fondos indexados o ETFs generarán el 80% de tus beneficios con el 20% de atención a ellas. Yo aquí, empecé al revés, porque cuando yo empecé a invertir nada de esto existía. Por eso, tengo intención de ir cambiando mi esquema de inversión según avance mi vida.

Pero recuerda, que yo sólo soy una vecina dándote un consejo aquí, en mitad de la escalera, y que siempre tienes que analizar lo que te digo, contrastarlo, informarte y tomar tus propias decisiones. Tus inversiones son responsabilidad tuya y de nadie más.

Categorías
LIBROS MINIMALISMO

Libro: «minimalismo para una vida con sentido»

Soy una convencida de que para poder ahorrar no hace falta volverse loco con hojas de cálculo increíblemente complejas y anotando cada céntimo que gastas. Puedes hacer ese análisis al principio para tener una visión detallada de por dónde se te va el dinero, pero a la larga es una tremenda pérdida de tiempo y de esfuerzo, porque hay una manera mucho más eficiente de conseguir ahorrar sin esforzarse: el minimalismo. Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus nos cuentan en su libro «minimalismo para una vida con sentido» por qué abrazaron ellos el minimalismo y qué beneficios les ha aportado.

Los puntos claves del libro

  • Eran exitosos jóvenes que ascendían en su empresa y ganaban sueldos más que decentes pero a pesar de todo el dinero y éxito profesional se sentían vacíos por dentro, sin un sentido en sus vidas.
  • Se dieron cuenta de que trabajaban un montón de horas a la semana para comprar cosas, y se dieron cuenta de que las cosas que acumulaban no daban la felicidad.
  • El minimalismo es una herramienta para conseguir la libertad. Ayuda a no tener miedo, a tener más tiempo, a no tener tantas preocupaciones y a tener menos sentimientos negativos.
  • Cuando te desprendes de lo que NO es necesario dejas sitio en tu vida para lo que de verdad importa. Encontrarás le felicidad NO a través de las cosas sino disfrutando de la vida misma.

Mi recomendación

Libro motivacional total con el que verás la experiencia real de dos personas que por diferentes motivos decidieron abrazar el minimalismo. Verás la transformación positiva que ello ha tenido en sus vidas. Sin duda alguna es un libro con el que inspirarse y animarse a dar el cambio hacia el minimalismo. Así que sí, lo recomiendo, lectura fácil e igual es la palanca que te hace falta!

Aquí abajo os pongo el enlace por si alguno quiere comprarse el libro de «minimalismo para una vida con sentido» o alguno más de los que han escrito Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus. Todos los beneficios que se generen por comprar a través de estos enlaces los donaré a la investigación del cáncer infantil (por trasparencia lo publicaré tanto en el blog como en Instagram cada vez que se genere un ingreso por estos links).

El consejo de tu vecina

Vecino, ya sabes que yo soy una pseudo-minimalista como ya te he contado en otras ocasiones. Pero mírate, tu casa es un agobio está abarrotada de cosas que cogen polvo y suciedad, tus cajones están llenos y pierdes un montón de tiempo intentando encontrar aquello que estás buscando. Te pasas el día limpiando cosas que no aprecias y has de comprar de nuevo el sacacorchos que ya tenías porque no lo encuentras entre tanto desorden.

minimalismo para una vida con sentido te ayudará a deshacerte del desorden
Demasiadas cosas sólo provocan caos en tu vida (Imagen de Maddy Mazur)

Estás en un círculo vicioso y tienes que cambiar, a través de leer el blog, con libros cómo este sobre minimalismo (si llegas a ser pseudo-minimalista comprarás este libro y se lo pasarás a otra persona o lo comprarás en edición digital), preguntando a gente que sepa y te inspire.

En el momento en que des el paso y empieces a ser pseudo-minimalista verás como un montón de cosas buenas van a entrar en tu vida. Entre ellas más tiempo, más tranquilidad y por supuesto más dinero, porque ahorrarás sin querer, porque no comprarás tantas cosas inútiles como has comprado hasta ahora.

Tanto el minimalismo como el dinero son herramientas que podrás utilizar para conseguir la independencia financiera, sigue leyendo éste blog y te iré contanto cómo lo he estado haciendo yo.

Categorías
AHORRO MINIMALISMO

Minimalismo en Pareja

Soy una minimalista que vivo en un piso de 90m2 que comparto con dos niños (minimalistas de corazón pero caóticos por naturaleza) y con una pareja no minimalista, que además es reacio a tirar cualquier cosa o a cualquier cambio en general. Por lo que voy a intentar explicar como hacer funcionar en minimalismo en pareja, concretamente un minimalista conviviendo con un NO minimalista.

Pero he logrado que funcione, y quiero contarte lo que me ha funcionado a mí. En esta entrada voy a explicar sobre todo el minimalismo en pareja, el minimalismo con niños o en familia creo que merece una entrada aparte.

Reglas básicas para las parejas

Las reglas son especialmente importantes en mi caso, que mi pareja NO es minimalista. Si las reglas no existiesen todas sus cosas acabarían invadiéndome. Estas son las reglas:

  • Se establece que es la zona común y que no. En mi caso, la única zona no común son los cajones y baldas de armario de casa uno. Los baños son comunes, la cocina es común y la sala es común. La habitación es común salvo sus armarios y sus baldas.
  • Si lo que vas a comprar o traer a casa queda dentro de la zona personal de cada uno se puede comprar o traer lo que quiera sin preguntar. Por ejemplo, si compras una camiseta la guardas en tu balda y no molesta a nadie más.
  • Si lo que vas a comprar o traer a casa va a ocupar un espacio de la zona común entonces todos tenemos que estar de acuerdo en que esa cosa nos hace falta y donde va a ir. Por ejemplo, si vas a comprar un piano, todos tenemos que estar de acuerdo que lo queremos y dónde lo vamos a poner. Siempre respetando las necesidades de todos.

El ejemplo de traer un piano a la zona común es exagerado, pero lo que de verdad acaba llenando los espacios comunes son las tonterías: figuritas, cartas, libros, utensilios de cocina, etc. Por pequeño que sea lo que se traiga a casa, si no se va a guardar en el espacio personal, si va a utilizar el espacio común tendrá que pasar el filtro familiar de sí lo queremos o no en nuestra zona común. Prioriza siempre calidad ante cantidad en cualquier cosa que vaya a entrar en tu casa y en general en tu vida.

Un ejemplo de mi casa

armario sala de casa de una familia minimalista
El armario de nuestra sala de estar minimalista

En la imagen podéis ver un ejemplo de unos armarios de la zona común de mi casa, en concreto de la sala de estar. Como veréis en el lado izquierdo hay tres cajas: una para medicinas, la naranja del medio está vacía en estos momentos y la verde tiene utensilios para limpiar los zapatos. En el armario de la derecha a mí me sobra todo y me desharía de todas las copas, platos y tazas que usamos una vez al año o dos como mucho. Pero mi pareja las quiere conservar y por ahora ahí se quedan.

No pierdo la esperanza de seguir convirtiendo a mi pareja al minimalismo y que algún día podamos liberar ese armario totalmente. De todas maneras, he de ser sincera tampoco me molestan demasiado.

El consejo de tu vecina

Querido vecino, cada vez que abres la puerta de tu casa la veo abarrotada de cosas, apenas te queda espacio a ti. Tienes que sentirte agobiado entre tantos bártulos.

Líbrate de un montón de las cosas que tienes, el espacio libre te hará libre. Te sentirás más relajado y aún más importante deshaciéndote de un montón de cosas que no valoras dejarás espacio para que en tu vida entren cosas que de verdad quieres y de verdad valoras. Liberando espacio en tu casa libras también tu tiempo, reduces el tiempo que necesitas para limpiarla y ordenarla. Ese tiempo lo puedes dedicar a cosas mucho más productivas.

Y no dejes que en tu casa entren cualquier objeto o utensilio. Planteándote cada una de tus compras serás minimalista, y el minimalismo te hará ahorrar mucho más dinero del que te imaginas. Por lo tanto inicia el ciclo: hazte minimalista, ahorra e invierte. Yo estaré aquí para ayudarte.

Categorías
AHORRO MINIMALISMO RETOS

Reto Minimalista «ropa»

Creo que es bueno tener siempre en mente diferentes objetivos a corto plazo, a largo plazo y a medio plazo. Yo me he planteado un reto minimalista a medio plazo que es «No comprarme nada de ropa en un año».

Tengo que decir que me aproveché de las circunstancias para hacerme el reto minimalista un poco más fácil. Empecé el reto el 9 de marzo de 2020 según nos confinaron en casa por el coronavirus. Me pareció que tanto tiempo en casa y teniendo en cuenta que aunque dejemos de estar confinados no vamos a necesitar tanta ropa se me iba a hacer el reto minimalista mucho más fácil.

Las reglas del reto minimalista

Como buen reto que se precie tiene que tener unas reglas. Las reglas tienen que ser fáciles para que se pueda cumplir con los menos quebraderos de cabeza posibles y las reglas tienen que ser claras para saber si lo hemos cumplido o no. Las reglas que me he impuesto son:

  • No puedo comprarme nada de ropa entre el 9 de marzo de 2020 y el 8 de marzo de 2021.
  • Sí puedo pedir que me regalen ropa en mi cumpleaños o en Navidades (esto me fastidia todos los retos porque las dos fechas están muy juntas, en menos de un mes).
  • Sí puedo regalar ropa a otras personas, como pueden ser mis sobrinos, mis hijos, mi hermana, mis padres o alguna amiga.

Los desafíos del reto

Creo que donde más problemas voy a tener es con los kilos que me estoy cogiendo aquí en casa en confinamiento. Acostumbrada a hacer un montón de ejercicio ahora que estoy aquí quieta y parada en casa y comiendo por aburrimiento más de lo que debería. Ya veo como hasta las gomas de los pijamas me empiezan a apretar.

Así que supongo que cuando me toque ponerme la ropa de calle para salir a trabajar, los vaqueros me van a jugar una mala pasada y estaré tentada de comprarme algo más cómodo para que no me apriete el botón cuando esté sentada en la oficina. Supongo que me tendré que desabrochar el botón disimuladamente e intentar volver a mi peso cuanto antes….igual debería empezar ya.

También creo que será un problema si tengo que asistir a alguna conferencia o reunión de trabajo y necesite algo más acorde con la ocasión. Pero me tendré que apañar con lo que tengo.

Y espero sinceramente que no me inviten a ninguna boda…

reto minimalista de no comprar ropa durante 1 año, estado del armario al principio del reto
reto minimalista de no comprar ropa durante 1 año, estado de la balda de jerséis y pantalones al principio del reto

Así voy con 2 meses de reto minimalista

No he notado absolutamente nada, como hemos estado confinados y tenía pijamas de sobra…pero como me parecía que era demasiado fácil le he sumado otro mini-reto minimalista. No comprar nada on-line durante el confinamiento. No solo ropa, sino nada de nada.

Durante los días que no podíamos salir de casa, sentada en mi balcón no he parado de ver furgonetas de reparto en mi calle. A veces hasta tres simultáneamente. La gente ha comprado de todo y no entiendo muy bien para qué.

Las tentaciones que yo he tenido han sido: comprarme una bici de spinning y comprarme un kit de pesas para hacer crossfit. Ambas cosas no me hubiesen servido de nada en dos meses cuando ya se puede salir a andar en bici por la calle. Mientras tanto me he dedicado al yoga, a hacer ejercicios para los que mi cuerpo es suficiente como sentadillas y flexiones y lamentablemente a engordar también.

Beneficios del reto minimalista

El mayor beneficio que estoy teniendo es que estoy ahorrando más que nunca tanto por el reto minimalista de no comprar ropa, como por el mini-reto minimalista de no comprar nada on-line durante el confinamiento y también porque el teletrabajo me hace ahorrar en comida fuera de casa, cafés de máquina, gasolina y autopista.

El dinero que he ahorrado me ha permitido aprovecharme de las oportunidades que hay ahora mismo en la bolsa por los efectos del coronavirus. Así que estoy aprovechando a comprar baratas acciones que en el futuro me repartirán unos buenos dividendos.

Categorías
AHORRO MINIMALISMO

Calidad y no Cantidad para ahorrar

Ser minimalista o ser ahorrador no es sinónimo de ser un rácano o un huraño. Para mí, ser una ahorradora o una pseudo-minimalista es comprar cosas de calidad en vez de cosas en cantidad. Primar la calidad a la cantidad es una buena manera de conseguir ahorrar dinero.

Cuando compras pocas cosas, te piensas muchos las cosas que introduces en tu vida, las cosas que metes en tu casa. Si eres minimalista, antes de comprar algo te harás las siguientes preguntas:

  • ¿Necesito comprarme esto?¿realmente me hace falta?
  • ¿Lo voy a usar muchas veces o una única vez?
  • ¿Tengo algo parecido ya que podría usar?
  • ¿Si lo voy a usar una única vez, lo puedo pedir prestado o alquilarlo?
  • ¿Es necesario comprarlo nuevo o podría ser de segunda mano?
  • ¿Me gusta mucho, me va a hacer feliz usarlo?
  • ¿Tengo sitio para guardarlo o reemplazará a algo que ya tengo?

Responder a todas estas preguntas antes de comprar algo ayuda mucho a que las cosas que compras sean cosas de calidad.

A no ser de que seas una personas súper impulsiva (entre las que yo me puedo llegar a incluir), ya habrás usado esta técnica al menos para comprar cosas que suponen un gasto muy grande como pueden ser una casa o un coche. Pero para mí, hacerlo con las cosas pequeñas es casi más importante que con las cosas grandes o muy caras.

El gasto hormiga

Si te gastas poco dinero en cositas, es lo que se llama el gasto hormiga, y mucho gasto hormiga significa acumular muchas cosas y al final gastar mucho dinero de poquito en poquito.

comprar cosas solo porque stén rebajadas o baratas no es buena idea
Comprar un montón de cosas sólo porque están rebajadas es una mala idea (Imagen de LillyCantabile)

Pongamos el ejemplo de la ropa. Ves una camisa que te encanta, y con la que te verías súper elegante y te haría sentirte especial. Entras a la tienda y miras el precio y lo ves 60€. Sales corriendo.

Y así, poco a poco acabarás comprando 6 camisetas que en total sumarán los 60€ de la que te gustaba, de la que realmente querías.

  • Como estás un poco de bajón porque no te has podido comprar la camisa que querías pasas por un almacén de ropa barata y te compras dos camisas de 10€, no te hacen sentir especial, sólo te las has comprado por despecho a no gastarte 60€ en la que querías.
  • Al poco tiempo ves una oferta de camisetas de 3×2, son sencillas, no tienes de especial pero por 20€ tienes 3 camisetas.
  • Ya tienes 4 prendas que has comprado hace poco, pero al ser baratas a los pocos lavados están feas, un poco desteñidas, se han encogido un poco o cedido por el otro lado. Están tan viejas que necesitas comprarte otras dos, te gastas otros 20€.

Al final, has gastado los 60€ que costaba la camisa que querías, que te haría feliz y que tenía la calidad suficiente para aguantar mucho tiempo en un montón de camisetas que ni te hacen feliz durante tanto tiempo, que se ven feas enseguida y que no acaban de solucionar nada.

Comprar cosas usadas

Comprar cosas usadas o pedir prestado es especialmente especial con niños. Algún día pondré un post de ahorro con niños pero también funciona con los adultos. Un ejemplo claro, el coche. Comprar un coche recién salido del concesionario es un capricho, un coche con unos pocos kilómetros te ahorra mucho dinero y te hará igual de feliz (el coche nuevo pronto tendrá unos pocos kilómetros también).

Lo que yo he hecho

Respecto al coche, como podéis ver en la entrada que dediqué a ello, he tenido un único coche en mi vida que era barato y de segunda mano. Me hizo muy feliz durante mucho tiempo y cumplió claramente con su función.

Respecto a la ropa hace un par de meses inicié un reto minimalista que os explicaré en una entrada dentro de poco. Hace un par de meses decidí no comprarme ropa durante un año entero.

Respecto a los niños, he comprado y vendido muchas cosas. Las bicicletas, carros, etc. muchas cosas compradas/vendidas en Wallapop o en el mercado que organiza dos veces al año la tienda de deportes de Decathlon.

El consejo de tu vecina

Cuando vayas a comprarte ropa o cualquier cosa en general responde a las preguntas del cuestionario. Piensa si se lo puedes pedir a alguien, tal vez a mí que soy tu vecina. Cuando yo necesite algo ya me devolverás el favor.

Piensa si es algo que fácilmente podrías comprarlo bastante nuevo pero de segunda mano. Piensa si lo vas a utilizar durante mucho tiempo. Piensa si realmente lo necesitas.

Si antes de comprar cualquier cosa respondes mentalmente a las preguntas del cuestionario dejarás entrar en tu cosa vidas útiles y maravillosas en lugar de un montón de cosas inútiles que entorpece más tu vida de lo que te la alivian.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Minimalismo y Ahorro

En mi opinión, minimalismo y ahorro son dos conceptos que van abrazados. Si eres minimalista vas a tener éxito ahorrando, seguro. Pero, lo primero de todo, hagamos categorías de personas para intentar identificar en cual nos encontramos. Como siempre, personas hay tantas que no habría suficientes categorías para clasificarlas, pero yo voy a mencionar a tres:

Los consumidores

Los consumidores: Aquellos que compran de todo, incluso los habrá que pidan créditos para comprar cosas. Cada vez tienen más cosas dentro de su casa y por lo tanto, probablemente tengan la sensación de que su casa se les ha quedado pequeña. Vivirán a disgusto en una casa que les parece insuficiente o se mudarán a una más grande. Pagarán un alquiler o una hipoteca más cara. Cada vez que compran algo se sienten felices, pero en pocos días esa sensación se desvanece.

las personas consumista gastan más de lo que tienen usando tarjetas de débito con las que se endeudan y no pueden pagar
Persona consumista que se gasta lo que no tiene con tarjetas de crédito (Imagen isuru prabath)

Los pseudo-minimalistas

Los pseudo-minimalistas: Son aquellos que antes de comprar cualquier cosas se lo piensan mucho, piensan sobre su utilidad y se de verdad lo necesitan. También pueden comprar cosas sin necesidad, pero serán cosas que los hagan felices durante mucho tiempo, incluso años. Las compras por felicidad serán pocas, por lo tanto sus casas contienen cosas útiles y aunque sean casa pequeñas serán suficientemente grandes. Pagarán un alquiler o una hipoteca más barata.

Los minimalistas puros

Los minimalistas puros: Son aquellos que pueden vivir con prácticamente nada. Algunos pueden vivir incluso con las pertenencias que les caben en una mochila. Los hay que viven en cabañas minúsculas en mitad de un bosque o aquellos que no tienen ni cama.

Los minimalistas puros son el grupo de personas más libres de todos porque no sólo no tienen cosas que no necesitan, sino que encima no necesitan prácticamente nada. Con muy poco pueden vivir y por lo tanto seguramente no tengan ni que trabajar.

Los consumidores están total y absolutamente atrapados. Todo lo que tienen les parece insuficiente y al poco tiempo de adquirir algo empezarán a pensar en lo siguiente que les hace falta. Siempre hay algo: un teléfono nuevo, una nueva prenda de ropa o un electrodoméstico que les hará la vida más fácil. La gran mayoría de las personas entran en este grupo, estoy prácticamente segura.

En este momento de mi vida yo me considero pseudo-minimalista. Tengo un reto muy grande y es que comparto mi casa con una pareja no tan pseudo-minimalista y dos niños. A pesar de todo, en mi casa hay armarios en los que no hay nada en las baldas, están vacíos. Nos sobra el espacio. Vivimos 4 personas en un piso de 90 metros cuadrados y nos sobra espacio para cosas. No me importaría para nada tener una casa más grande, pero sería para tener más espacio para las personas y no para las cosas.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, mi consejo es el siguiente, no me abandones y no te mudes a otro vecindario más elegante y con casas más grandes. Probablemente con la que tienes tengas suficiente espacio y si no lo tienes inicia una limpieza minimalista. Si abrazas un modo de vida pseudo-minimalista tendrás mucho más fácil conseguir ahorrar tal y como expliqué en la entrada de la hormiga ahorradora. Estarás más cerca de conseguir la independencia financiera.

Pero como siempre digo, este es un simple consejo de una vecina que quiere lo mejor para ti, que desea que en vez de comprarte el próximo iPhone te compres unas acciones de Apple. Puede que me equivoque o puede que no, pero en cualquier caso está en tu mano decidir qué es lo siguiente que vas a comprar, si al comprártelo estás cubriendo una necesidad real, si al comprártelo te va a hacer feliz durante mucho tiempo o si simplemente lo quieres tener y ya está.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

No gastes en tu coche

Hablar del tema del coche me parece muy importante. Después de la vivienda, el coche puede ser la segunda fuente de gastos en una persona y por lo tanto un elemento de ahorro en potencia. No gastes en tu coche mucho dinero si algún día quieres disfrutar de la tranquilidad que da la independencia financiera.

el coche acaba con tus ahorros o peor, el coche hace que te endeudes y estés cada vez más lejos de la independencia financiera
En el coche hay que gastar lo justo y necesario

La regla que se aplica en lo referente al coche es: si no tienes coche mejor, pero si lo vas a tener que esté entre los peores.

Es decir, tu coche tiene que ser de los peores coches que hay aparcados en el parking de tu trabajo y de los peores coches que hay aparcados en tu vecindario. Es decir, tu coche no puede sobresalir entre los coches de la gente que más o menos tiene el mismo nivel de vida que tienes tú.

Os voy a contar como lo he hecho yo a lo largo del tiempo:

Mi coche antes de tener hijos

Antes de tener hijos vivía en un pueblo y trabajaba a media hora en coche. El acceso al trabajo desde mi pueblo en transporte público era complicado y compartir coche con otros compañeros de trabajo también. Así que me tuve que comprar un coche.

Me compré un Fiat Punto de KM0 que me costó 8500€ en el año 2005. Como acababa de empezar a trabajar mi padre me prestó aproximadamente la mitad del dinero.

Me compré un coche acorde con el sueldo de una ingeniera que acababa de empezar a trabajar. Humilde y práctico.

Mi coche con mis hijos pequeños

Cuando nacieron mis hijos vivía en una ciudad a media hora en coche del trabajo. El acceso a mi trabajo por autobús era complicado aunque posible, pero se pierde bastante tiempo y no compensaba.

Compartir coche también era difícil porque al tener jornada reducida mi horario no encajaba con el del resto.

Por lo tanto conservé mi Fiat Punto. Mi pareja, el padre de los niños, tenía también un Fiat Punto aún más viejo que el mío y decidió cambiarlo por un Toyota Verso en el año 2011. Aunque nuestros sueldos ya eran los de unos ingenieros con más experiencia, sólo cambiamos unos de los coches a otro que nos diese más seguridad para llevar a dos niños pequeños.

Mi coche ahora

Ya no necesito reducirme la jornada así que ya puedo compartir coche para ir al trabajo, pedirle a mi pareja el suyo e incluso podría ir en autobús porque el tiempo ya no es tan importante.

Por lo tanto en el 2019 cuando el Fiat Punto tenía ya 15 años lo vendí a una cadena de compra de coches en la que me pagaron 250€. Yo me he quedado sin coche y mi pareja, que tiene ingresos similares a los míos, conserva el Toyota Verso que ya tiene casi 10 años.

Llevo 1 año sin coche y si tengo que definir como me siento en ese aspecto la palabra sería liberación. Los tres gastos fijos que me he ahorrado son el seguro de coche, el impuesto de circulación y la ITV.

La plaza de garaje que tenía para mi coche la he alquilado, así que tengo un nuevo ingreso pasivo (dinero que ingreso en mi cuenta sin tener que trabajar). Sumando el dinero que me he ahorrado por no tener coche y el dinero que gano al alquilar la plaza de garaje, tengo unos 1000€ más al año de los que tenía antes.

Un coche lujoso no significa que seas rico

A todos nos gustan los Mercedes, los Audi, los Volvo y los Jaguar. Pero no pensemos ni por un momento que por conducir un Volvo vamos a engañar a nadie. La gente no se va a creer que ganamos un montón de dinero y que somos ricos por tener un coche caro.

En mi garaje hay unos cuantos BMW, Mercedes y Audis, pero no nos engañemos, viven en el mismo barrio que yo y no en el barrio rico de la ciudad. Salen de sus casas de madrugada y vuelven tarde de trabajar. Así que todos sabemos que el coche que se han comprado es a costa de su tranquilidad y no porque les llueve el dinero del cielo.

No tener coche es una opción realista

La opción de no tener coche está a tu alcance sobre todo si no tienes hijos. Varios de mis compañeros de trabajo y amigos sin hijos no tienen coche y se arreglan de las siguientes maneras:

  • con el transporte público
  • pidiendo el coche a sus padres en momentos puntuales
  • pidiendo un taxi en emergencias
  • alquilando un coche para hacer viajes

Estoy segura de que cualquiera de esas tres opciones sale mucho más rentable que comprarse un coche. Sin coche se gana en tranquilidad de no tener que pagar tantos gastos fijos.

Si tienes hijos, creo que hay que pensar si realmente en la familia hacen falta dos coches. Y en cualquiera de los casos, con uno o dos coches en la familia, hay que cuestionarse cuál es el coche que te da la seguridad que tu familia merece por el menor precio. Y no hay que pensar cual es el coche que está más de moda, el más bonito o con el que te vas a chulear más.

El coche acarrea un montón de gastos fijos, que son esos gastos que sin moverte de tu casa ya están sacando dinero de tus cuentas. Esos gastos fijos son los que tienes que evitar a toda costa. Además, la compra de un coche es un gasto muy grande y muy importante para cualquier persona o familia.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, si me dejas darte mi opinión, piensa si puedes vivir sin coche y si lo ves posible inténtalo. Pero como siempre, esto es sólo un consejo que te da tu vecina y por supuesto puedes hacer lo que quieras. Este consejo se lo di también a mi cuñado y se compró un Jaguar. Y me parece bien, entiendo que para él era muy importante darse ese capricho y que le hacía muy feliz.

Para que no te pierdas

Si has entrado en este blog por casualidad y quieres empezar desde el principio puedes leer la entrada relativa a la elección del banco o la hormiga ahorradora. El otro gran gasto a tener en cuenta es la compra de una vivienda, que también puedes ver como la orienté yo.