Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA INVERSIÓN MINIMALISMO

De trabajador a rentista

En esta entrada quería explicaros un poco mi filosofía del ahorro a la inversión y vivir de las rentas. En definitiva cómo intento yo pasar de ser un trabajador a ser un rentista.

dejar de trabajar para ser rentista
Dejar de ser un trabajador para ser un rentista (Imagen de Andrew Martin)

Durante los años en los que somos jóvenes y tenemos ganas y entusiasmo para trabajar cobraremos por nuestro trabajo, ahorraremos e invertiremos ese dinero. Nuestras inversiones (en la imagen hay algunos ejemplos de inversión) nos generarán unos ingresos extra que utilizaremos también para ahorrar y seguir invirtiendo.

flujo del dinero durante los años en los que trabajamos, ahorramos e invertimos el dinero ahorrado
Flujo del dinero antes de jubilarse, durante los años de trabajo

Los años que te toca trabajar duro

Si no has nacido en una familia rica, te acaba de tocar la lotería o de alguna manera te está lloviendo el dinero del cielo, siempre te tocará empezar por trabajar. Al principio del todo, esta será tu única fuente de ingresos.

Este trabajo puede ser porque has emprendido un negocio y trabajas por tu cuenta, o trabajas por cuenta ajena y cobras una nómina. Puedes haber estudiado una carrera o no. En cualquier caso cambias horas de tu día por dinero, sea de la forma que sea y hagas lo que hagas para ello.

El minimalismo como modo de ahorro

El pseudo-minimalismo que es lo que yo intento practicar te llevará al ahorro. Puedes leer algunas entradas sobre ahorro como o minimalismo en «calidad versus cantidad«, «minimalismo y ahorro«, «la hormiguita ahorradora«, «equilibro entre gastar y ahorrar» o «la rueda del hámster«.

El minimalismo no es algo que abracemos para ahorrar. El pseudo-minimalismo que yo practico es por otros motivos que explicaré en otras entradas, pero os avanzo lo siguiente: os hará sentir mejor, más libres, con más espacio en vuestra vida para recibir cosas buenas, os liberará de estrés y otro montón de aspectos positivos además de que ayudaremos a no contaminar el planeta.

En cualquier caso, el minimalismo, tenga el origen que tenga en vuestras vidas tendrá como consecuencia que ahorrareis dinero.

Qué hacer con los ahorros

Bien, cada mes habéis trabajado, habéis vivido por debajo de vuestras posibilidades, y por lo tanto habéis ahorrado. ¿y ahora qué?

Pues bien, una parte de vuestros ahorros se tiene que quedar en algún sitio del que podáis echar mano, como una cuenta bancaria, etc. los motivos son los siguientes:

  • tendrás dinero para una emergencia (una avería, un tema de salud…)
  • tendrás dinero disponible para gangas (inversiones baratas)

El resto de los ahorros yo creo que hay que invertirlos. Hay infinitas maneras de hacerlas pero aquí vamos a enumerar unas pocas.

Y todas estas inversiones os darán unos beneficios en forma de dividendos, rentas de alquiler, intereses por el dinero prestado, etc.

Qué hacer con las rentas

Aquí tienes dos opciones que puedes escoger para el dinero que has ganado en tus inversiones: gastarte el dinero que has ganado, lo cual no tiene ningún sentido o volver a invertirlo. Te recomiendo que leas los beneficios del interés compuesto.

Antes de jubilarte (a los 40, a los 50… cuando puedas o quieras) lo mejor será que reinviertas todas las rentas que vayas generando. Antes de jubilarte lo mejor es ahorrar y seguir invirtiendo.

El fin del ciclo del trabajo

El fin del ciclo se alcanza cuando seas capaz de generar suficientes rentas como para vivir (lo justo) y ahorrar (un poquito para imprevistos). Ya no habrá que ahorrar para invertir más. Algunos de los imprevistos que pueden suceder son como antes (temas de salud, un gasto que no esperabas, etc.) o los propios de no tener ingresos por trabajar (alguno de los inquilinos no paga el alquiler, una empresa cancela el dividendo, etc.)

cuando ya generemos suficientes rentas se podrá dejar de trabajar y vivir de los intereses, alquileres y otras fuentes de ingresos pasivos
Flujo del dinero después de jubilarse, vivir de las rentas

El consejo de la vecina

Querido vecino, ahora que eres aún joven trabaja duro. Consigue unos buenos ingresos pero gasta poco. Ahorra e invierte los ahorros en aquello que te haga sentir más cómodo. Y cuando te apetezca y te sientas seguro podrás dejar de trabajar, o trabajar menos horas, o ver mundo durante un año o aquello que se te ocurra hacer con el dinero que cobres de tus rentas.

Pero ya sabes, esto es sólo un pequeño chascarrillo de escalera…