Categorías
AHORRO MINIMALISMO

Minimalismo en Pareja

Soy una minimalista que vivo en un piso de 90m2 que comparto con dos niños (minimalistas de corazón pero caóticos por naturaleza) y con una pareja no minimalista, que además es reacio a tirar cualquier cosa o a cualquier cambio en general. Por lo que voy a intentar explicar como hacer funcionar en minimalismo en pareja, concretamente un minimalista conviviendo con un NO minimalista.

Pero he logrado que funcione, y quiero contarte lo que me ha funcionado a mí. En esta entrada voy a explicar sobre todo el minimalismo en pareja, el minimalismo con niños o en familia creo que merece una entrada aparte.

Reglas básicas para las parejas

Las reglas son especialmente importantes en mi caso, que mi pareja NO es minimalista. Si las reglas no existiesen todas sus cosas acabarían invadiéndome. Estas son las reglas:

  • Se establece que es la zona común y que no. En mi caso, la única zona no común son los cajones y baldas de armario de casa uno. Los baños son comunes, la cocina es común y la sala es común. La habitación es común salvo sus armarios y sus baldas.
  • Si lo que vas a comprar o traer a casa queda dentro de la zona personal de cada uno se puede comprar o traer lo que quiera sin preguntar. Por ejemplo, si compras una camiseta la guardas en tu balda y no molesta a nadie más.
  • Si lo que vas a comprar o traer a casa va a ocupar un espacio de la zona común entonces todos tenemos que estar de acuerdo en que esa cosa nos hace falta y donde va a ir. Por ejemplo, si vas a comprar un piano, todos tenemos que estar de acuerdo que lo queremos y dónde lo vamos a poner. Siempre respetando las necesidades de todos.

El ejemplo de traer un piano a la zona común es exagerado, pero lo que de verdad acaba llenando los espacios comunes son las tonterías: figuritas, cartas, libros, utensilios de cocina, etc. Por pequeño que sea lo que se traiga a casa, si no se va a guardar en el espacio personal, si va a utilizar el espacio común tendrá que pasar el filtro familiar de sí lo queremos o no en nuestra zona común. Prioriza siempre calidad ante cantidad en cualquier cosa que vaya a entrar en tu casa y en general en tu vida.

Un ejemplo de mi casa

armario sala de casa de una familia minimalista
El armario de nuestra sala de estar minimalista

En la imagen podéis ver un ejemplo de unos armarios de la zona común de mi casa, en concreto de la sala de estar. Como veréis en el lado izquierdo hay tres cajas: una para medicinas, la naranja del medio está vacía en estos momentos y la verde tiene utensilios para limpiar los zapatos. En el armario de la derecha a mí me sobra todo y me desharía de todas las copas, platos y tazas que usamos una vez al año o dos como mucho. Pero mi pareja las quiere conservar y por ahora ahí se quedan.

No pierdo la esperanza de seguir convirtiendo a mi pareja al minimalismo y que algún día podamos liberar ese armario totalmente. De todas maneras, he de ser sincera tampoco me molestan demasiado.

El consejo de tu vecina

Querido vecino, cada vez que abres la puerta de tu casa la veo abarrotada de cosas, apenas te queda espacio a ti. Tienes que sentirte agobiado entre tantos bártulos.

Líbrate de un montón de las cosas que tienes, el espacio libre te hará libre. Te sentirás más relajado y aún más importante deshaciéndote de un montón de cosas que no valoras dejarás espacio para que en tu vida entren cosas que de verdad quieres y de verdad valoras. Liberando espacio en tu casa libras también tu tiempo, reduces el tiempo que necesitas para limpiarla y ordenarla. Ese tiempo lo puedes dedicar a cosas mucho más productivas.

Y no dejes que en tu casa entren cualquier objeto o utensilio. Planteándote cada una de tus compras serás minimalista, y el minimalismo te hará ahorrar mucho más dinero del que te imaginas. Por lo tanto inicia el ciclo: hazte minimalista, ahorra e invierte. Yo estaré aquí para ayudarte.