Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

No gastes en tu coche

Hablar del tema del coche me parece muy importante. Después de la vivienda, el coche puede ser la segunda fuente de gastos en una persona y por lo tanto un elemento de ahorro en potencia. No gastes en tu coche mucho dinero si algún día quieres disfrutar de la tranquilidad que da la independencia financiera.

el coche acaba con tus ahorros o peor, el coche hace que te endeudes y estés cada vez más lejos de la independencia financiera
En el coche hay que gastar lo justo y necesario

La regla que se aplica en lo referente al coche es: si no tienes coche mejor, pero si lo vas a tener que esté entre los peores.

Es decir, tu coche tiene que ser de los peores coches que hay aparcados en el parking de tu trabajo y de los peores coches que hay aparcados en tu vecindario. Es decir, tu coche no puede sobresalir entre los coches de la gente que más o menos tiene el mismo nivel de vida que tienes tú.

Os voy a contar como lo he hecho yo a lo largo del tiempo:

Mi coche antes de tener hijos

Antes de tener hijos vivía en un pueblo y trabajaba a media hora en coche. El acceso al trabajo desde mi pueblo en transporte público era complicado y compartir coche con otros compañeros de trabajo también. Así que me tuve que comprar un coche.

Me compré un Fiat Punto de KM0 que me costó 8500€ en el año 2005. Como acababa de empezar a trabajar mi padre me prestó aproximadamente la mitad del dinero.

Me compré un coche acorde con el sueldo de una ingeniera que acababa de empezar a trabajar. Humilde y práctico.

Mi coche con mis hijos pequeños

Cuando nacieron mis hijos vivía en una ciudad a media hora en coche del trabajo. El acceso a mi trabajo por autobús era complicado aunque posible, pero se pierde bastante tiempo y no compensaba.

Compartir coche también era difícil porque al tener jornada reducida mi horario no encajaba con el del resto.

Por lo tanto conservé mi Fiat Punto. Mi pareja, el padre de los niños, tenía también un Fiat Punto aún más viejo que el mío y decidió cambiarlo por un Toyota Verso en el año 2011. Aunque nuestros sueldos ya eran los de unos ingenieros con más experiencia, sólo cambiamos unos de los coches a otro que nos diese más seguridad para llevar a dos niños pequeños.

Mi coche ahora

Ya no necesito reducirme la jornada así que ya puedo compartir coche para ir al trabajo, pedirle a mi pareja el suyo e incluso podría ir en autobús porque el tiempo ya no es tan importante.

Por lo tanto en el 2019 cuando el Fiat Punto tenía ya 15 años lo vendí a una cadena de compra de coches en la que me pagaron 250€. Yo me he quedado sin coche y mi pareja, que tiene ingresos similares a los míos, conserva el Toyota Verso que ya tiene casi 10 años.

Llevo 1 año sin coche y si tengo que definir como me siento en ese aspecto la palabra sería liberación. Los tres gastos fijos que me he ahorrado son el seguro de coche, el impuesto de circulación y la ITV.

La plaza de garaje que tenía para mi coche la he alquilado, así que tengo un nuevo ingreso pasivo (dinero que ingreso en mi cuenta sin tener que trabajar). Sumando el dinero que me he ahorrado por no tener coche y el dinero que gano al alquilar la plaza de garaje, tengo unos 1000€ más al año de los que tenía antes.

Un coche lujoso no significa que seas rico

A todos nos gustan los Mercedes, los Audi, los Volvo y los Jaguar. Pero no pensemos ni por un momento que por conducir un Volvo vamos a engañar a nadie. La gente no se va a creer que ganamos un montón de dinero y que somos ricos por tener un coche caro.

En mi garaje hay unos cuantos BMW, Mercedes y Audis, pero no nos engañemos, viven en el mismo barrio que yo y no en el barrio rico de la ciudad. Salen de sus casas de madrugada y vuelven tarde de trabajar. Así que todos sabemos que el coche que se han comprado es a costa de su tranquilidad y no porque les llueve el dinero del cielo.

No tener coche es una opción realista

La opción de no tener coche está a tu alcance sobre todo si no tienes hijos. Varios de mis compañeros de trabajo y amigos sin hijos no tienen coche y se arreglan de las siguientes maneras:

  • con el transporte público
  • pidiendo el coche a sus padres en momentos puntuales
  • pidiendo un taxi en emergencias
  • alquilando un coche para hacer viajes

Estoy segura de que cualquiera de esas tres opciones sale mucho más rentable que comprarse un coche. Sin coche se gana en tranquilidad de no tener que pagar tantos gastos fijos.

Si tienes hijos, creo que hay que pensar si realmente en la familia hacen falta dos coches. Y en cualquiera de los casos, con uno o dos coches en la familia, hay que cuestionarse cuál es el coche que te da la seguridad que tu familia merece por el menor precio. Y no hay que pensar cual es el coche que está más de moda, el más bonito o con el que te vas a chulear más.

El coche acarrea un montón de gastos fijos, que son esos gastos que sin moverte de tu casa ya están sacando dinero de tus cuentas. Esos gastos fijos son los que tienes que evitar a toda costa. Además, la compra de un coche es un gasto muy grande y muy importante para cualquier persona o familia.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, si me dejas darte mi opinión, piensa si puedes vivir sin coche y si lo ves posible inténtalo. Pero como siempre, esto es sólo un consejo que te da tu vecina y por supuesto puedes hacer lo que quieras. Este consejo se lo di también a mi cuñado y se compró un Jaguar. Y me parece bien, entiendo que para él era muy importante darse ese capricho y que le hacía muy feliz.

Para que no te pierdas

Si has entrado en este blog por casualidad y quieres empezar desde el principio puedes leer la entrada relativa a la elección del banco o la hormiga ahorradora. El otro gran gasto a tener en cuenta es la compra de una vivienda, que también puedes ver como la orienté yo.