Categorías
AHORRO MINIMALISMO RETOS

Reto Minimalista «ropa»

Creo que es bueno tener siempre en mente diferentes objetivos a corto plazo, a largo plazo y a medio plazo. Yo me he planteado un reto minimalista a medio plazo que es «No comprarme nada de ropa en un año».

Tengo que decir que me aproveché de las circunstancias para hacerme el reto minimalista un poco más fácil. Empecé el reto el 9 de marzo de 2020 según nos confinaron en casa por el coronavirus. Me pareció que tanto tiempo en casa y teniendo en cuenta que aunque dejemos de estar confinados no vamos a necesitar tanta ropa se me iba a hacer el reto minimalista mucho más fácil.

Las reglas del reto minimalista

Como buen reto que se precie tiene que tener unas reglas. Las reglas tienen que ser fáciles para que se pueda cumplir con los menos quebraderos de cabeza posibles y las reglas tienen que ser claras para saber si lo hemos cumplido o no. Las reglas que me he impuesto son:

  • No puedo comprarme nada de ropa entre el 9 de marzo de 2020 y el 8 de marzo de 2021.
  • Sí puedo pedir que me regalen ropa en mi cumpleaños o en Navidades (esto me fastidia todos los retos porque las dos fechas están muy juntas, en menos de un mes).
  • Sí puedo regalar ropa a otras personas, como pueden ser mis sobrinos, mis hijos, mi hermana, mis padres o alguna amiga.

Los desafíos del reto

Creo que donde más problemas voy a tener es con los kilos que me estoy cogiendo aquí en casa en confinamiento. Acostumbrada a hacer un montón de ejercicio ahora que estoy aquí quieta y parada en casa y comiendo por aburrimiento más de lo que debería. Ya veo como hasta las gomas de los pijamas me empiezan a apretar.

Así que supongo que cuando me toque ponerme la ropa de calle para salir a trabajar, los vaqueros me van a jugar una mala pasada y estaré tentada de comprarme algo más cómodo para que no me apriete el botón cuando esté sentada en la oficina. Supongo que me tendré que desabrochar el botón disimuladamente e intentar volver a mi peso cuanto antes….igual debería empezar ya.

También creo que será un problema si tengo que asistir a alguna conferencia o reunión de trabajo y necesite algo más acorde con la ocasión. Pero me tendré que apañar con lo que tengo.

Y espero sinceramente que no me inviten a ninguna boda…

reto minimalista de no comprar ropa durante 1 año, estado del armario al principio del reto
reto minimalista de no comprar ropa durante 1 año, estado de la balda de jerséis y pantalones al principio del reto

Así voy con 2 meses de reto minimalista

No he notado absolutamente nada, como hemos estado confinados y tenía pijamas de sobra…pero como me parecía que era demasiado fácil le he sumado otro mini-reto minimalista. No comprar nada on-line durante el confinamiento. No solo ropa, sino nada de nada.

Durante los días que no podíamos salir de casa, sentada en mi balcón no he parado de ver furgonetas de reparto en mi calle. A veces hasta tres simultáneamente. La gente ha comprado de todo y no entiendo muy bien para qué.

Las tentaciones que yo he tenido han sido: comprarme una bici de spinning y comprarme un kit de pesas para hacer crossfit. Ambas cosas no me hubiesen servido de nada en dos meses cuando ya se puede salir a andar en bici por la calle. Mientras tanto me he dedicado al yoga, a hacer ejercicios para los que mi cuerpo es suficiente como sentadillas y flexiones y lamentablemente a engordar también.

Beneficios del reto minimalista

El mayor beneficio que estoy teniendo es que estoy ahorrando más que nunca tanto por el reto minimalista de no comprar ropa, como por el mini-reto minimalista de no comprar nada on-line durante el confinamiento y también porque el teletrabajo me hace ahorrar en comida fuera de casa, cafés de máquina, gasolina y autopista.

El dinero que he ahorrado me ha permitido aprovecharme de las oportunidades que hay ahora mismo en la bolsa por los efectos del coronavirus. Así que estoy aprovechando a comprar baratas acciones que en el futuro me repartirán unos buenos dividendos.

2 respuestas a «Reto Minimalista «ropa»»

Me ha gustado mucho reto, yo me lo plantee el año pasado cuando vi la serie de Marie Kondo.

Yo tengo pensado ir dejando la ropa «fea» para cuando trabajo en mi campo y cuando tenga que comprar nueva (dentro de bastante tiempo, espero) será más simple, para tampoco tener que estar decidiendo que me y no acabar con la «fatiga de decisión» (lo considero interesante para cualquiera, googlear el término).

Un saludo!

Muchísimas gracias por el comentario! La verdad es que con esto de estar confinados me está resultando bastante fácil por ahora no comprarme ropa porque no me hace falta. A ver qué tal cuando ya podamos salir a la calle con más normalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *