Categorías
MINIMALISMO

Minimalismo con hijos

Tenía muchas ganas de hablar de ahorro y minimalismo con hijos, pero como me parece que hay tantas cosas que contar de inversiones y demás siempre lo voy dejando de lado. Así que esta vez vuelvo con el tema.

Como sabréis yo tengo dos niños pequeños, con mi hijo es fácil, somos de forma de pensar parecida y entiende el minimalismo, el ahorro, etc. por lo que en este post me voy a centrar en mi hija. A mi hija se le hace muy difícil el minimalismo.

El apego a las cosas de los niños

En el caso de mi hija, le coge mucho apego a todo. Además del apego a las personas, les coge un apego terrible a los peluches, a sus muebles, a su ropa…y por lo tanto es muy complicado. Cada vez que nos tenemos que deshacer de ropa que se le ha quedado pequeña o muebles que ya no le sirven es un drama. Llora con verdadero desconsuelo y congoja, se siente triste durante días y se preocupa mucho del futuro que tendrán sus cosas, quiere saberlo todo: a quién se lo estamos dando, quién lo va a usar y dónde…

Además es una niña muy artística y se pasa el día creando cosas y por supuesto se niega en rotundo a deshacerse de todas esas creaciones. Cualquier cosa por pequeña que sea, ella alega que le trae recuerdos (de una abuela, de un momento, etc.). Por lo tanto la solución es complicada.

De los peluches ni hablemos, son como seres vivos para ella, con sus personalidades y sus propios cumpleaños. Así que los peluches, nunca, nunca, nunca entran en la negociación.

El espacio de los niños

Como ya he comentado en el post de minimalismo en pareja, el espacio común es común y por lo tanto las cosas personales que usa cada uno sólo pueden ocupar el espacio personal de cada uno.

Por lo tanto, los juguetes, ropa, manualidades, peluches, libros, etc. que pertenecen a mi hija se guardan exclusivamente en su habitación. A lo largo del día los puede sacar por toda la casa pero a la noche acabarán en su habitación. De igual manera, nosotros no invadimos su espacio, y no guardamos cosas nuestras en su habitación.

Por lo tanto, yo como madre, no juzgo lo que mi hija ha decidido quedarse en su habitación, es su espacio y ella decide. Pero claro está, es un espacio limitado y por lo tanto cuando sobrepasa hay que decidir que tirar. Toda una aventura, ella se quiere quedar todo y yo lo tiraría todo.

La solución que he encontrado

La solución: Que no entren demasiadas cosas nuevas en su vida. El tema de las manualidades no lo puedo parar, ella seguirá produciendo como si no hubiese un mañana millones de vestiditos, dibujos, etc. Lo que sí puedo controlar son la ropa y los juguetes.

Para la ropa, comprarle lo que necesita, ni más ni menos. Si necesita un vestido se comprará el vestido que más le gusta y el que más ilusión le haga, pero punto, ese vestido. No compraremos tres vestidos diferentes porque total sólo valen cinco euros cada uno en Primark. Tampoco vamos a por marcas, vamos a por prendas de calidad y que sean las que ella llevará más contenta. Si nos tenemos que gastar dinero en una cosa, nos lo gastamos, pero en esa cosa que necesitamos exactamente. Yo no discuto, si el vestido que ella quiere es un amarillo fosforito que duele a los ojos, es el que ella quiere y ese se compra.

Para los juguetes. Todos los niños tienen que tener juguetes, pero no millones de juguetes. Así que tal y como lo tenemos planteado es: se puede pedir un juguete (o cosa de NO necesidad) en Navidades y otro en el cumpleaños. Si quiere más juguetes o peluches, tendrá que ahorrar o hacer méritos para que se lo compremos (de esto hablaré en otro post).

El control de los regalos en los hijos

Como acabo de mencionar, sólo se comprará uno o dos juguetes o caprichos o como se quiera llamar en Navidades y otro u otro par en el cumpleaños. El resto de regalos serán:

  • cosas que necesitan: como por ejemplo ropa, si se prevé que van a ir de acampada con el colegio recibirán de regalo el saco de dormir, etc. Por ejemplo, en el último cumpleaños de mis hijos recibieron además de ropa unas maletas que necesitaban para el viaje que estábamos organizando a Londres.
  • cosas para viajar: me encanta que los viajes se planifiquen de lejos y que participemos todos en la planificación. Así por ejemplo, yo un año recibí de regalo en Navidades el alquiler de una semana de una autocaravana y mis hijos recibieron las entradas de Eurodisney. De esta manera pudimos irnos todos a Paris en autocaravana y fue una experiencia inolvidable.

Todos los abuelos, tíos, etc. saben de esta regla y por lo tanto participarán regalándoles esas cosas que necesitan o que servirán para vacaciones. Os juro que lo de los regalos que son vacaciones les encanta y les emociona más que cualquier otra cosa.

En la celebración de cumpleaños con los amigos, soy muy clara: nada de regalos, como mucho una manualidad o un dibujo o algo así. Invitamos a TODA la clase, sin excepción y nos alegramos muchísimo de que vengan, y su presencia ya es suficiente regalo y como tal la aprecian mis hijos.

como organizar el minimalismo con hijos
Minimalismo en casa con hijos

2 respuestas a «Minimalismo con hijos»

Somos casi iguales, vecina.
Yo también tengo un problema con los peluches… aunque hay unos cuantos intocables, de vez en cuando intento hacer limpieza (si me dejan)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *