Categorías
INVERSIÓN

Dónde NO Invertir

No sé si me atrevería a dar un consejo de dónde invertir, pero ten por seguro que lo que sí puedo decirte es donde NO invertir. La respuesta es muy fácil. Cuando veas que mucha gente a tu alrededor habla de una inversión maravillosa que da una rentabilidad increíble, ahí NO inviertas. Lo voy a repetir por si no ha quedado claro: «NO invertir en lo que está en boca de todos». Ahora te voy a explicar la teoría que hay detrás. La teoría de las ballenas y las sardinas.

cuando todo el mundo habla de lo buena que es una inversión entonces es el momento de NO invertir en ella
NO invertir en algo de lo que todo el mundo está hablando (Imagen de Ryan McGuire)

El momento de las ballenas

El valor de las acciones de una empresa o el valor de cualquier cosa en general puede subir por diferentes motivos. El motivo justo de que las acciones de una empresa suban es porque está teniendo muy buenos resultados, se está expandiendo y está teniendo éxito, etc.

Pero hay otro motivo que es el de las ballenas. Imagina que hay gente muy poderosa que tiene la mayor parte del dinero del mundo. Estas personas son las ballenas. Las ballenas, fuertes y poderosas pueden comprar muchísimas acciones de una empresa. El que las ballenas vayan comprando muchas acciones de esa empresa hace que las acciones suban mucho de precio. Puede que haya una única ballena comprando o puede que haya varias.

Vamos a imaginar que las ballenas empezaron comprando acciones de una empresa a 1€, imagínate que se llama X. Como las ballenas compran muchas acciones el precio empieza a subir y las acciones de X llegan a valer 100€. Genial, las acciones de la empresa X han subido de 1€ a 100€ sin ningún motivo aparente, su producto es el mismo, nada ha cambiado salvo el precio de sus acciones.

El momento de las sardinas

Es entonces cuando se empieza a correr la voz de «sabes cuál es una buena inversión?, compra X, que sube como la espuma». Esas personas que ahora están corriendo la voz son las sardinas.

Las sardinas no tienen tanto dinero como las ballenas, así que si al principio unas pocas ballenas compraron todas las acciones de una empresa ahora habrá millones de sardinas que compren cada una con sus ahorros unas poquitas acciones.

Mientras las sardinas sigan comprando acciones el ritmo de subida de la empresa X seguirá, y puede que sus acciones lleguen a valer más todavía. Pero habrá un momento en el que ya no haya más sardinas que quieras comprar acciones y entonces el valor de la acción se estancará.

El batacazo

Entonces se corre la voz entre las sardinas «la empresa X ya no va a subir más, es el momento de vender». Y algunas sardinas empezarán a vender, por lo que el precio bajará un poco. Y el resto de sardinas ven como el precio baja y también quieren vender, y se desata el caos porque todo el mundo quiere venderlas y cuanto más bajan con más ganas quieren vender. Y todas esas sardinas que compraron las acciones por más de 100€ las irán vendiendo, unas a 100€ otras a 50€ hasta que las acciones lleguen al valor que deberían tener, el del principio, 1€.

Un ejemplo, el del bitcoin

A mediados del 2017 de repente todo el mundo hablaba del bitcoin, todos los periódicos hablaban de que el bitcoin iba a ser el futuro del dinero. De que si comprabas bitcoins ahora era la mejor inversión que te podías imaginar porque el bitcoin era la transformación del sistema financiero. Todas las sardinas picaron. Las que picaron primero hicieron muchos beneficios y alardeaban de sus inversiones. Entonces más sardinas picaron, hasta que de repente el bitcoin de derrumbó casi tan rápido como subió.

cotización del bitcoin como ejemplo de donde no invertir por la teoría de la ballena y las sardinas

El consejo de tu vecina

Cuando oigas hablar de que todo el mundo está haciendo un montón de dinero con algo, seguramente ya no es el momento de invertir en ese algo. Por lo tanto, como decía Rockefeller » cuando mi limpiabotas invierte en bolsa, yo lo vendo todo». Olvídate de los chollos y de hacerte rico en dos meses. Si quieres conseguir la independencia no hay otro camino que el ahorro, la inversión responsable y la paciencia del interés compuesto.

Pero por supuesto esto es el consejo de una vecina de escalera, a la que no debes de hacer mucho caso. Al final tienes y debes hacer lo que tú creas más conveniente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *