Categorías
MINIMALISMO RETOS

Reto Minimalista «ropa» 9 meses

Como algunos sabréis he iniciado algunos retos minimalistas como por ejemplo el de no comprar nada online durante el confinamiento. También hace más de nueve 9 meses concretamente inicié el reto minimalista de NO comprarme ropa durante un año. Las reglas de mi propio reto minimalista las puedes encontrar en esta otra entrada.

Así voy con 9 meses de reto minimalista

Sinceramente este trimestre me ha tocado lo fácil. En medio he tenido los regalos de Navidad y me tocan pronto los de mi cumpleaños. Como sabéis en las reglas del reto existían las excepciones de que podía recibir ropa como regalo tanto en Navidades como en mi cumpleaños.

He recibido como regalo de Navidades cosas básicas: dos pantalones y dos camisetas y algo para el gimnasio y para mi cumpleaños dos abrigos buenos que he aprovechado para comprar en rebajas. Seguramente este año los use poco y se me queden nuevos para el invierno que viene.

Todo lo que he comprado ha sido en colores básicos, vaquero, negro, marrón, blanco, azul marino. Nada de estampados estridentes que este año se llevan y el que viene no.

Por lo tanto puedo concluir que no me ha costado nada mantener el reto, ni me he sentido para nada frustrada por no poder comprarme algo, ya que he tenido la oportunidad de usar las excepciones.

Curiosidades del reto

Al estar las Navidades y mi cumpleaños tan juntos, se me han acumulado las excepciones y se me ha hecho rarísimo de repente recibir tantas cosas nuevas. Es curioso como algo que antes me parecería normal ahora me parece excesivo.

Reto minimalista «ropa» 9 meses: un año sin comprar ropa , minimalismo

Como veo lo que me falta de reto

Sinceramente, creo que me quedan sólo menos de dos meses, y que no me hace falta nada. Tengo pantalones y camisetas nuevos, tengo abrigos buenos y ropa para el gimnasio. Sinceramente estoy muy bien equipada para el invierno. Y en la primavera se acabó el reto, así que aprovecharé para hacer limpieza de armario, tirar cosas que se hayan quedado viejas y reponer lo que sea necesario.

Sobre minimalismo

En mi opinión el minimalismo trae un montón de beneficios: ahorro de tiempo y dinero, menos cosas estorbando por medio en casa a la hora de recoger, menos agobio… yo sólo tengo cosas buenas que decir al respecto. Pero si quiere otras opiniones en este libro sobre la vida de algunas personas minimalistas podrás encontrar otras opiniones y experiencias distintas de la vida que pueden ayudarte a empezar a llevar (si quieres por supuesto) una vida con menos cosas.

Categorías
MINIMALISMO RETOS

Reto Minimalista «ropa» 6 meses

Como algunos sabréis he iniciado algunos retos minimalistas como por ejemplo el de no comprar nada online durante el confinamiento. También hace 6 meses concretamente inicié el reto minimalista de NO comprarme ropa durante un año. Las reglas de mi propio reto minimalista las puedes encontrar en esta otra entrada.

Así voy con 6 meses de reto minimalista

Pues sinceramente voy genial. Durante el confinamiento tenía suficientes pijamas así que todo bien. Después llegaron los meses de verano y las vacaciones, y como ya sabréis los que me conocéis entro en modo playa-piscina y poca ropa hace falta en esa situación.

Tampoco he ido mucho por el centro o por aglomeraciones de gente por lo que he visto pocos escaparates y he sentido pocas tentaciones de comprar cosas chulas. Además en cuanto dejas de mirar ropa por internet Google lo detecta rápidamente y deja de ofrecerte anuncios todo el rato.

Por lo tanto puedo concluir que no me ha costado nada mantener el reto, ni me he sentido para nada frustrada por no poder comprarme algo.

Beneficios del reto

Para mí, los beneficios son muchos. Lo primero, se ahorra un montón de dinero porque no te compras ropa, pero también se ahorra un montón de tiempo que no te pasas mirando en escaparates, rebuscando en tiendas o mirando on-line infinitos modelitos y combinaciones.

Otro de los beneficios es que empiezas a apreciar ropa que tenías pero que no usabas antes. Por ejemplo, una noche que quería salir un poco más elegante con mis cuñados, en una circunstancia normal me hubiese comprado algo para la ocasión, sin embargo este año debido al reto rescaté un mono negro que tenía y que sólo me lo había puesto como tres veces. Me sentí genial.

reto minimalista
Reto minimalista «ropa» 6 meses: un año sin comprar ropa

Como veo lo que me falta de reto

Sinceramente, creo que me quedan sólo cuatro meses, donde las reglas del reto me permitirán recibir ropa como regalo en Navidades, así que si necesito algo simplemente tendré que esperar hasta Diciembre para ponerlo en la lista de regalos. No lo veo tan complicado. Y después viene mi cumpleaños, así que se puede decir que si aguanto Septiembre, Octubre, Noviembre y Diciembre luego ya está chupado. Y creo que puedo hacerlo.

Sobre minimalismo

En mi opinión el minimalismo trae un montón de beneficios: ahorro de tiempo y dinero, menos cosas estorbando por medio en casa a la hora de recoger, menos agobio… yo sólo tengo cosas buenas que decir al respecto. Pero si quiere otras opiniones en este libro sobre la vida de algunas personas minimalistas podrás encontrar otras opiniones y experiencias distintas de la vida que pueden ayudarte a empezar a llevar (si quieres por supuesto) una vida con menos cosas.

Categorías
MINIMALISMO

Minimalismo con hijos

Tenía muchas ganas de hablar de ahorro y minimalismo con hijos, pero como me parece que hay tantas cosas que contar de inversiones y demás siempre lo voy dejando de lado. Así que esta vez vuelvo con el tema.

Como sabréis yo tengo dos niños pequeños, con mi hijo es fácil, somos de forma de pensar parecida y entiende el minimalismo, el ahorro, etc. por lo que en este post me voy a centrar en mi hija. A mi hija se le hace muy difícil el minimalismo.

El apego a las cosas de los niños

En el caso de mi hija, le coge mucho apego a todo. Además del apego a las personas, les coge un apego terrible a los peluches, a sus muebles, a su ropa…y por lo tanto es muy complicado. Cada vez que nos tenemos que deshacer de ropa que se le ha quedado pequeña o muebles que ya no le sirven es un drama. Llora con verdadero desconsuelo y congoja, se siente triste durante días y se preocupa mucho del futuro que tendrán sus cosas, quiere saberlo todo: a quién se lo estamos dando, quién lo va a usar y dónde…

Además es una niña muy artística y se pasa el día creando cosas y por supuesto se niega en rotundo a deshacerse de todas esas creaciones. Cualquier cosa por pequeña que sea, ella alega que le trae recuerdos (de una abuela, de un momento, etc.). Por lo tanto la solución es complicada.

De los peluches ni hablemos, son como seres vivos para ella, con sus personalidades y sus propios cumpleaños. Así que los peluches, nunca, nunca, nunca entran en la negociación.

El espacio de los niños

Como ya he comentado en el post de minimalismo en pareja, el espacio común es común y por lo tanto las cosas personales que usa cada uno sólo pueden ocupar el espacio personal de cada uno.

Por lo tanto, los juguetes, ropa, manualidades, peluches, libros, etc. que pertenecen a mi hija se guardan exclusivamente en su habitación. A lo largo del día los puede sacar por toda la casa pero a la noche acabarán en su habitación. De igual manera, nosotros no invadimos su espacio, y no guardamos cosas nuestras en su habitación.

Por lo tanto, yo como madre, no juzgo lo que mi hija ha decidido quedarse en su habitación, es su espacio y ella decide. Pero claro está, es un espacio limitado y por lo tanto cuando sobrepasa hay que decidir que tirar. Toda una aventura, ella se quiere quedar todo y yo lo tiraría todo.

La solución que he encontrado

La solución: Que no entren demasiadas cosas nuevas en su vida. El tema de las manualidades no lo puedo parar, ella seguirá produciendo como si no hubiese un mañana millones de vestiditos, dibujos, etc. Lo que sí puedo controlar son la ropa y los juguetes.

Para la ropa, comprarle lo que necesita, ni más ni menos. Si necesita un vestido se comprará el vestido que más le gusta y el que más ilusión le haga, pero punto, ese vestido. No compraremos tres vestidos diferentes porque total sólo valen cinco euros cada uno en Primark. Tampoco vamos a por marcas, vamos a por prendas de calidad y que sean las que ella llevará más contenta. Si nos tenemos que gastar dinero en una cosa, nos lo gastamos, pero en esa cosa que necesitamos exactamente. Yo no discuto, si el vestido que ella quiere es un amarillo fosforito que duele a los ojos, es el que ella quiere y ese se compra.

Para los juguetes. Todos los niños tienen que tener juguetes, pero no millones de juguetes. Así que tal y como lo tenemos planteado es: se puede pedir un juguete (o cosa de NO necesidad) en Navidades y otro en el cumpleaños. Si quiere más juguetes o peluches, tendrá que ahorrar o hacer méritos para que se lo compremos (de esto hablaré en otro post).

El control de los regalos en los hijos

Como acabo de mencionar, sólo se comprará uno o dos juguetes o caprichos o como se quiera llamar en Navidades y otro u otro par en el cumpleaños. El resto de regalos serán:

  • cosas que necesitan: como por ejemplo ropa, si se prevé que van a ir de acampada con el colegio recibirán de regalo el saco de dormir, etc. Por ejemplo, en el último cumpleaños de mis hijos recibieron además de ropa unas maletas que necesitaban para el viaje que estábamos organizando a Londres.
  • cosas para viajar: me encanta que los viajes se planifiquen de lejos y que participemos todos en la planificación. Así por ejemplo, yo un año recibí de regalo en Navidades el alquiler de una semana de una autocaravana y mis hijos recibieron las entradas de Eurodisney. De esta manera pudimos irnos todos a Paris en autocaravana y fue una experiencia inolvidable.

Todos los abuelos, tíos, etc. saben de esta regla y por lo tanto participarán regalándoles esas cosas que necesitan o que servirán para vacaciones. Os juro que lo de los regalos que son vacaciones les encanta y les emociona más que cualquier otra cosa.

En la celebración de cumpleaños con los amigos, soy muy clara: nada de regalos, como mucho una manualidad o un dibujo o algo así. Invitamos a TODA la clase, sin excepción y nos alegramos muchísimo de que vengan, y su presencia ya es suficiente regalo y como tal la aprecian mis hijos.

como organizar el minimalismo con hijos
Minimalismo en casa con hijos
Categorías
LIBROS MINIMALISMO

Libro: «minimalismo para una vida con sentido»

Soy una convencida de que para poder ahorrar no hace falta volverse loco con hojas de cálculo increíblemente complejas y anotando cada céntimo que gastas. Puedes hacer ese análisis al principio para tener una visión detallada de por dónde se te va el dinero, pero a la larga es una tremenda pérdida de tiempo y de esfuerzo, porque hay una manera mucho más eficiente de conseguir ahorrar sin esforzarse: el minimalismo. Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus nos cuentan en su libro «minimalismo para una vida con sentido» por qué abrazaron ellos el minimalismo y qué beneficios les ha aportado.

Los puntos claves del libro

  • Eran exitosos jóvenes que ascendían en su empresa y ganaban sueldos más que decentes pero a pesar de todo el dinero y éxito profesional se sentían vacíos por dentro, sin un sentido en sus vidas.
  • Se dieron cuenta de que trabajaban un montón de horas a la semana para comprar cosas, y se dieron cuenta de que las cosas que acumulaban no daban la felicidad.
  • El minimalismo es una herramienta para conseguir la libertad. Ayuda a no tener miedo, a tener más tiempo, a no tener tantas preocupaciones y a tener menos sentimientos negativos.
  • Cuando te desprendes de lo que NO es necesario dejas sitio en tu vida para lo que de verdad importa. Encontrarás le felicidad NO a través de las cosas sino disfrutando de la vida misma.

Mi recomendación

Libro motivacional total con el que verás la experiencia real de dos personas que por diferentes motivos decidieron abrazar el minimalismo. Verás la transformación positiva que ello ha tenido en sus vidas. Sin duda alguna es un libro con el que inspirarse y animarse a dar el cambio hacia el minimalismo. Así que sí, lo recomiendo, lectura fácil e igual es la palanca que te hace falta!

Aquí abajo os pongo el enlace por si alguno quiere comprarse el libro de «minimalismo para una vida con sentido» o alguno más de los que han escrito Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus. Todos los beneficios que se generen por comprar a través de estos enlaces los donaré a la investigación del cáncer infantil (por trasparencia lo publicaré tanto en el blog como en Instagram cada vez que se genere un ingreso por estos links).

El consejo de tu vecina

Vecino, ya sabes que yo soy una pseudo-minimalista como ya te he contado en otras ocasiones. Pero mírate, tu casa es un agobio está abarrotada de cosas que cogen polvo y suciedad, tus cajones están llenos y pierdes un montón de tiempo intentando encontrar aquello que estás buscando. Te pasas el día limpiando cosas que no aprecias y has de comprar de nuevo el sacacorchos que ya tenías porque no lo encuentras entre tanto desorden.

minimalismo para una vida con sentido te ayudará a deshacerte del desorden
Demasiadas cosas sólo provocan caos en tu vida (Imagen de Maddy Mazur)

Estás en un círculo vicioso y tienes que cambiar, a través de leer el blog, con libros cómo este sobre minimalismo (si llegas a ser pseudo-minimalista comprarás este libro y se lo pasarás a otra persona o lo comprarás en edición digital), preguntando a gente que sepa y te inspire.

En el momento en que des el paso y empieces a ser pseudo-minimalista verás como un montón de cosas buenas van a entrar en tu vida. Entre ellas más tiempo, más tranquilidad y por supuesto más dinero, porque ahorrarás sin querer, porque no comprarás tantas cosas inútiles como has comprado hasta ahora.

Tanto el minimalismo como el dinero son herramientas que podrás utilizar para conseguir la independencia financiera, sigue leyendo éste blog y te iré contanto cómo lo he estado haciendo yo.

Categorías
AHORRO MINIMALISMO

Minimalismo en Pareja

Soy una minimalista que vivo en un piso de 90m2 que comparto con dos niños (minimalistas de corazón pero caóticos por naturaleza) y con una pareja no minimalista, que además es reacio a tirar cualquier cosa o a cualquier cambio en general. Por lo que voy a intentar explicar como hacer funcionar en minimalismo en pareja, concretamente un minimalista conviviendo con un NO minimalista.

Pero he logrado que funcione, y quiero contarte lo que me ha funcionado a mí. En esta entrada voy a explicar sobre todo el minimalismo en pareja, el minimalismo con niños o en familia creo que merece una entrada aparte.

Reglas básicas para las parejas

Las reglas son especialmente importantes en mi caso, que mi pareja NO es minimalista. Si las reglas no existiesen todas sus cosas acabarían invadiéndome. Estas son las reglas:

  • Se establece que es la zona común y que no. En mi caso, la única zona no común son los cajones y baldas de armario de casa uno. Los baños son comunes, la cocina es común y la sala es común. La habitación es común salvo sus armarios y sus baldas.
  • Si lo que vas a comprar o traer a casa queda dentro de la zona personal de cada uno se puede comprar o traer lo que quiera sin preguntar. Por ejemplo, si compras una camiseta la guardas en tu balda y no molesta a nadie más.
  • Si lo que vas a comprar o traer a casa va a ocupar un espacio de la zona común entonces todos tenemos que estar de acuerdo en que esa cosa nos hace falta y donde va a ir. Por ejemplo, si vas a comprar un piano, todos tenemos que estar de acuerdo que lo queremos y dónde lo vamos a poner. Siempre respetando las necesidades de todos.

El ejemplo de traer un piano a la zona común es exagerado, pero lo que de verdad acaba llenando los espacios comunes son las tonterías: figuritas, cartas, libros, utensilios de cocina, etc. Por pequeño que sea lo que se traiga a casa, si no se va a guardar en el espacio personal, si va a utilizar el espacio común tendrá que pasar el filtro familiar de sí lo queremos o no en nuestra zona común. Prioriza siempre calidad ante cantidad en cualquier cosa que vaya a entrar en tu casa y en general en tu vida.

Un ejemplo de mi casa

armario sala de casa de una familia minimalista
El armario de nuestra sala de estar minimalista

En la imagen podéis ver un ejemplo de unos armarios de la zona común de mi casa, en concreto de la sala de estar. Como veréis en el lado izquierdo hay tres cajas: una para medicinas, la naranja del medio está vacía en estos momentos y la verde tiene utensilios para limpiar los zapatos. En el armario de la derecha a mí me sobra todo y me desharía de todas las copas, platos y tazas que usamos una vez al año o dos como mucho. Pero mi pareja las quiere conservar y por ahora ahí se quedan.

No pierdo la esperanza de seguir convirtiendo a mi pareja al minimalismo y que algún día podamos liberar ese armario totalmente. De todas maneras, he de ser sincera tampoco me molestan demasiado.

El consejo de tu vecina

Querido vecino, cada vez que abres la puerta de tu casa la veo abarrotada de cosas, apenas te queda espacio a ti. Tienes que sentirte agobiado entre tantos bártulos.

Líbrate de un montón de las cosas que tienes, el espacio libre te hará libre. Te sentirás más relajado y aún más importante deshaciéndote de un montón de cosas que no valoras dejarás espacio para que en tu vida entren cosas que de verdad quieres y de verdad valoras. Liberando espacio en tu casa libras también tu tiempo, reduces el tiempo que necesitas para limpiarla y ordenarla. Ese tiempo lo puedes dedicar a cosas mucho más productivas.

Y no dejes que en tu casa entren cualquier objeto o utensilio. Planteándote cada una de tus compras serás minimalista, y el minimalismo te hará ahorrar mucho más dinero del que te imaginas. Por lo tanto inicia el ciclo: hazte minimalista, ahorra e invierte. Yo estaré aquí para ayudarte.

Categorías
AHORRO MINIMALISMO RETOS

Reto Minimalista «ropa»

Creo que es bueno tener siempre en mente diferentes objetivos a corto plazo, a largo plazo y a medio plazo. Yo me he planteado un reto minimalista a medio plazo que es «No comprarme nada de ropa en un año».

Tengo que decir que me aproveché de las circunstancias para hacerme el reto minimalista un poco más fácil. Empecé el reto el 9 de marzo de 2020 según nos confinaron en casa por el coronavirus. Me pareció que tanto tiempo en casa y teniendo en cuenta que aunque dejemos de estar confinados no vamos a necesitar tanta ropa se me iba a hacer el reto minimalista mucho más fácil.

Las reglas del reto minimalista

Como buen reto que se precie tiene que tener unas reglas. Las reglas tienen que ser fáciles para que se pueda cumplir con los menos quebraderos de cabeza posibles y las reglas tienen que ser claras para saber si lo hemos cumplido o no. Las reglas que me he impuesto son:

  • No puedo comprarme nada de ropa entre el 9 de marzo de 2020 y el 8 de marzo de 2021.
  • Sí puedo pedir que me regalen ropa en mi cumpleaños o en Navidades (esto me fastidia todos los retos porque las dos fechas están muy juntas, en menos de un mes).
  • Sí puedo regalar ropa a otras personas, como pueden ser mis sobrinos, mis hijos, mi hermana, mis padres o alguna amiga.

Los desafíos del reto

Creo que donde más problemas voy a tener es con los kilos que me estoy cogiendo aquí en casa en confinamiento. Acostumbrada a hacer un montón de ejercicio ahora que estoy aquí quieta y parada en casa y comiendo por aburrimiento más de lo que debería. Ya veo como hasta las gomas de los pijamas me empiezan a apretar.

Así que supongo que cuando me toque ponerme la ropa de calle para salir a trabajar, los vaqueros me van a jugar una mala pasada y estaré tentada de comprarme algo más cómodo para que no me apriete el botón cuando esté sentada en la oficina. Supongo que me tendré que desabrochar el botón disimuladamente e intentar volver a mi peso cuanto antes….igual debería empezar ya.

También creo que será un problema si tengo que asistir a alguna conferencia o reunión de trabajo y necesite algo más acorde con la ocasión. Pero me tendré que apañar con lo que tengo.

Y espero sinceramente que no me inviten a ninguna boda…

reto minimalista de no comprar ropa durante 1 año, estado del armario al principio del reto
reto minimalista de no comprar ropa durante 1 año, estado de la balda de jerséis y pantalones al principio del reto

Así voy con 2 meses de reto minimalista

No he notado absolutamente nada, como hemos estado confinados y tenía pijamas de sobra…pero como me parecía que era demasiado fácil le he sumado otro mini-reto minimalista. No comprar nada on-line durante el confinamiento. No solo ropa, sino nada de nada.

Durante los días que no podíamos salir de casa, sentada en mi balcón no he parado de ver furgonetas de reparto en mi calle. A veces hasta tres simultáneamente. La gente ha comprado de todo y no entiendo muy bien para qué.

Las tentaciones que yo he tenido han sido: comprarme una bici de spinning y comprarme un kit de pesas para hacer crossfit. Ambas cosas no me hubiesen servido de nada en dos meses cuando ya se puede salir a andar en bici por la calle. Mientras tanto me he dedicado al yoga, a hacer ejercicios para los que mi cuerpo es suficiente como sentadillas y flexiones y lamentablemente a engordar también.

Beneficios del reto minimalista

El mayor beneficio que estoy teniendo es que estoy ahorrando más que nunca tanto por el reto minimalista de no comprar ropa, como por el mini-reto minimalista de no comprar nada on-line durante el confinamiento y también porque el teletrabajo me hace ahorrar en comida fuera de casa, cafés de máquina, gasolina y autopista.

El dinero que he ahorrado me ha permitido aprovecharme de las oportunidades que hay ahora mismo en la bolsa por los efectos del coronavirus. Así que estoy aprovechando a comprar baratas acciones que en el futuro me repartirán unos buenos dividendos.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA INVERSIÓN MINIMALISMO

De trabajador a rentista

En esta entrada quería explicaros un poco mi filosofía del ahorro a la inversión y vivir de las rentas. En definitiva cómo intento yo pasar de ser un trabajador a ser un rentista.

dejar de trabajar para ser rentista
Dejar de ser un trabajador para ser un rentista (Imagen de Andrew Martin)

Durante los años en los que somos jóvenes y tenemos ganas y entusiasmo para trabajar cobraremos por nuestro trabajo, ahorraremos e invertiremos ese dinero. Nuestras inversiones (en la imagen hay algunos ejemplos de inversión) nos generarán unos ingresos extra que utilizaremos también para ahorrar y seguir invirtiendo.

flujo del dinero durante los años en los que trabajamos, ahorramos e invertimos el dinero ahorrado
Flujo del dinero antes de jubilarse, durante los años de trabajo

Los años que te toca trabajar duro

Si no has nacido en una familia rica, te acaba de tocar la lotería o de alguna manera te está lloviendo el dinero del cielo, siempre te tocará empezar por trabajar. Al principio del todo, esta será tu única fuente de ingresos.

Este trabajo puede ser porque has emprendido un negocio y trabajas por tu cuenta, o trabajas por cuenta ajena y cobras una nómina. Puedes haber estudiado una carrera o no. En cualquier caso cambias horas de tu día por dinero, sea de la forma que sea y hagas lo que hagas para ello.

El minimalismo como modo de ahorro

El pseudo-minimalismo que es lo que yo intento practicar te llevará al ahorro. Puedes leer algunas entradas sobre ahorro como o minimalismo en «calidad versus cantidad«, «minimalismo y ahorro«, «la hormiguita ahorradora«, «equilibro entre gastar y ahorrar» o «la rueda del hámster«.

El minimalismo no es algo que abracemos para ahorrar. El pseudo-minimalismo que yo practico es por otros motivos que explicaré en otras entradas, pero os avanzo lo siguiente: os hará sentir mejor, más libres, con más espacio en vuestra vida para recibir cosas buenas, os liberará de estrés y otro montón de aspectos positivos además de que ayudaremos a no contaminar el planeta.

En cualquier caso, el minimalismo, tenga el origen que tenga en vuestras vidas tendrá como consecuencia que ahorrareis dinero.

Qué hacer con los ahorros

Bien, cada mes habéis trabajado, habéis vivido por debajo de vuestras posibilidades, y por lo tanto habéis ahorrado. ¿y ahora qué?

Pues bien, una parte de vuestros ahorros se tiene que quedar en algún sitio del que podáis echar mano, como una cuenta bancaria, etc. los motivos son los siguientes:

  • tendrás dinero para una emergencia (una avería, un tema de salud…)
  • tendrás dinero disponible para gangas (inversiones baratas)

El resto de los ahorros yo creo que hay que invertirlos. Hay infinitas maneras de hacerlas pero aquí vamos a enumerar unas pocas.

Y todas estas inversiones os darán unos beneficios en forma de dividendos, rentas de alquiler, intereses por el dinero prestado, etc.

Qué hacer con las rentas

Aquí tienes dos opciones que puedes escoger para el dinero que has ganado en tus inversiones: gastarte el dinero que has ganado, lo cual no tiene ningún sentido o volver a invertirlo. Te recomiendo que leas los beneficios del interés compuesto.

Antes de jubilarte (a los 40, a los 50… cuando puedas o quieras) lo mejor será que reinviertas todas las rentas que vayas generando. Antes de jubilarte lo mejor es ahorrar y seguir invirtiendo.

El fin del ciclo del trabajo

El fin del ciclo se alcanza cuando seas capaz de generar suficientes rentas como para vivir (lo justo) y ahorrar (un poquito para imprevistos). Ya no habrá que ahorrar para invertir más. Algunos de los imprevistos que pueden suceder son como antes (temas de salud, un gasto que no esperabas, etc.) o los propios de no tener ingresos por trabajar (alguno de los inquilinos no paga el alquiler, una empresa cancela el dividendo, etc.)

cuando ya generemos suficientes rentas se podrá dejar de trabajar y vivir de los intereses, alquileres y otras fuentes de ingresos pasivos
Flujo del dinero después de jubilarse, vivir de las rentas

El consejo de la vecina

Querido vecino, ahora que eres aún joven trabaja duro. Consigue unos buenos ingresos pero gasta poco. Ahorra e invierte los ahorros en aquello que te haga sentir más cómodo. Y cuando te apetezca y te sientas seguro podrás dejar de trabajar, o trabajar menos horas, o ver mundo durante un año o aquello que se te ocurra hacer con el dinero que cobres de tus rentas.

Pero ya sabes, esto es sólo un pequeño chascarrillo de escalera…

Categorías
AHORRO MINIMALISMO

Calidad y no Cantidad para ahorrar

Ser minimalista o ser ahorrador no es sinónimo de ser un rácano o un huraño. Para mí, ser una ahorradora o una pseudo-minimalista es comprar cosas de calidad en vez de cosas en cantidad. Primar la calidad a la cantidad es una buena manera de conseguir ahorrar dinero.

Cuando compras pocas cosas, te piensas muchos las cosas que introduces en tu vida, las cosas que metes en tu casa. Si eres minimalista, antes de comprar algo te harás las siguientes preguntas:

  • ¿Necesito comprarme esto?¿realmente me hace falta?
  • ¿Lo voy a usar muchas veces o una única vez?
  • ¿Tengo algo parecido ya que podría usar?
  • ¿Si lo voy a usar una única vez, lo puedo pedir prestado o alquilarlo?
  • ¿Es necesario comprarlo nuevo o podría ser de segunda mano?
  • ¿Me gusta mucho, me va a hacer feliz usarlo?
  • ¿Tengo sitio para guardarlo o reemplazará a algo que ya tengo?

Responder a todas estas preguntas antes de comprar algo ayuda mucho a que las cosas que compras sean cosas de calidad.

A no ser de que seas una personas súper impulsiva (entre las que yo me puedo llegar a incluir), ya habrás usado esta técnica al menos para comprar cosas que suponen un gasto muy grande como pueden ser una casa o un coche. Pero para mí, hacerlo con las cosas pequeñas es casi más importante que con las cosas grandes o muy caras.

El gasto hormiga

Si te gastas poco dinero en cositas, es lo que se llama el gasto hormiga, y mucho gasto hormiga significa acumular muchas cosas y al final gastar mucho dinero de poquito en poquito.

comprar cosas solo porque stén rebajadas o baratas no es buena idea
Comprar un montón de cosas sólo porque están rebajadas es una mala idea (Imagen de LillyCantabile)

Pongamos el ejemplo de la ropa. Ves una camisa que te encanta, y con la que te verías súper elegante y te haría sentirte especial. Entras a la tienda y miras el precio y lo ves 60€. Sales corriendo.

Y así, poco a poco acabarás comprando 6 camisetas que en total sumarán los 60€ de la que te gustaba, de la que realmente querías.

  • Como estás un poco de bajón porque no te has podido comprar la camisa que querías pasas por un almacén de ropa barata y te compras dos camisas de 10€, no te hacen sentir especial, sólo te las has comprado por despecho a no gastarte 60€ en la que querías.
  • Al poco tiempo ves una oferta de camisetas de 3×2, son sencillas, no tienes de especial pero por 20€ tienes 3 camisetas.
  • Ya tienes 4 prendas que has comprado hace poco, pero al ser baratas a los pocos lavados están feas, un poco desteñidas, se han encogido un poco o cedido por el otro lado. Están tan viejas que necesitas comprarte otras dos, te gastas otros 20€.

Al final, has gastado los 60€ que costaba la camisa que querías, que te haría feliz y que tenía la calidad suficiente para aguantar mucho tiempo en un montón de camisetas que ni te hacen feliz durante tanto tiempo, que se ven feas enseguida y que no acaban de solucionar nada.

Comprar cosas usadas

Comprar cosas usadas o pedir prestado es especialmente especial con niños. Algún día pondré un post de ahorro con niños pero también funciona con los adultos. Un ejemplo claro, el coche. Comprar un coche recién salido del concesionario es un capricho, un coche con unos pocos kilómetros te ahorra mucho dinero y te hará igual de feliz (el coche nuevo pronto tendrá unos pocos kilómetros también).

Lo que yo he hecho

Respecto al coche, como podéis ver en la entrada que dediqué a ello, he tenido un único coche en mi vida que era barato y de segunda mano. Me hizo muy feliz durante mucho tiempo y cumplió claramente con su función.

Respecto a la ropa hace un par de meses inicié un reto minimalista que os explicaré en una entrada dentro de poco. Hace un par de meses decidí no comprarme ropa durante un año entero.

Respecto a los niños, he comprado y vendido muchas cosas. Las bicicletas, carros, etc. muchas cosas compradas/vendidas en Wallapop o en el mercado que organiza dos veces al año la tienda de deportes de Decathlon.

El consejo de tu vecina

Cuando vayas a comprarte ropa o cualquier cosa en general responde a las preguntas del cuestionario. Piensa si se lo puedes pedir a alguien, tal vez a mí que soy tu vecina. Cuando yo necesite algo ya me devolverás el favor.

Piensa si es algo que fácilmente podrías comprarlo bastante nuevo pero de segunda mano. Piensa si lo vas a utilizar durante mucho tiempo. Piensa si realmente lo necesitas.

Si antes de comprar cualquier cosa respondes mentalmente a las preguntas del cuestionario dejarás entrar en tu cosa vidas útiles y maravillosas en lugar de un montón de cosas inútiles que entorpece más tu vida de lo que te la alivian.