Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Vivir sin hipoteca

Intenta vivir en una casa sin hipoteca o con una hipoteca pequeña. Éste será un punto clave que determinará si algún día alcanzarás o no la libertad financiera.

El tema de la compra de una vivienda es muy importante cuando estamos hablando de ahorro. Cuánto gastes en tu casa decidirá si algún día podrás jubilarte tranquilamente antes de tiempo o no lo conseguirás jamás.

A todos nos gustaría vivir en una casa grande, con jardín, con grandes ventanales y a ser posible a un paseo del centro de la ciudad. Pero, en la vida todo no se puede tener y en este caso, o tienes mucho dinero o vas a tener que elegir entre una casa maravillosa con una hipoteca de por vida o un piso modesto con una hipoteca que acabarás de pagar muy pronto. Por supuesto, vivir de alquiler también está encima de la mesa.

Comprar tu piso no es una inversión

Uno de los puntos que me parece que es muy importante aclarar, es que yo considero que comprar un piso donde tú vas a vivir se tiene que considerar un gasto y que en ningún caso lo considero una inversión. Si tú vas a vivir en ese piso, no lo vas a poder alquilar y no lo vas a poder vender más caro de lo que lo compraste mientras sigas viviendo en él. Por lo tanto es un gasto que es necesario para vivir (pagarás un alquiler o una hipoteca) y en ningún caso será una inversión para ti (aunque puede serlo para tus herederos cuando te mueras).

Cómo lo he hecho yo antes de tener hijos

Antes de tener hijos siempre viví de alquiler. He vivido de alquiler en diferentes ciudades de Europa mientras estudiaba y en mis primeros trabajos. Me daba movilidad para cambiar de trabajo si me apetecía.

Los últimos años, cuando ya estaba empezando a asentarme en un lugar fijo fue una época interesante porque coincidió de lleno con la época dorada de España en la que se consideraba que comprar un piso para vivir era una inversión y que los pisos subían de precio día tras día y nunca iban a bajar. En esa época en la que yo vivía de alquiler sufrí muchas presiones familiares para comprarme un piso, porque consideraban que cuánto más tarde me lo comprase más iba a tener que pagar por él.

Esta presión es algo que agradezco a mi familia, puesto que ellos estaban preocupados por mí y fue su manera de demostrármelo. Aún así no les hice caso y a ellos les aconsejé que hiciesen lo que yo estaba haciendo y ellos no me hicieron caso a mí. Así que todos en desacuerdo como buena familia que se precie.

Cómo lo he hecho yo con hijos

Mi piso, en el que vivo ahora, me lo compré en 2010 y pagué por un piso de 90 metros cuadrados, en un barrio de las afueras de mi ciudad con muy poco glamour 154.000€. Tenía ahorrados unos 34.000€ y pedí una hipoteca de 120.000€.

Una vez que ya estaba embarazada y sabía que iba a tener hijos asentarme en un sitio me pareció lo más normal, ya no me veía cambiando a los niños de colegio, dejando a sus amigos atrás…y por eso decidí convertirme en propietaria en vez de seguir alquilando.

Por supuesto, también recibí muchas críticas, esta vez sorprendentemente de la familia política (y eso que el piso era mío y no de su hijo), el barrio no les gustaba, el portal no era lo suficientemente elegante, etc. Consideraban que con el nivel de ingresos que teníamos podíamos permitirnos algo más elegante, en un mejor barrio o en una ciudad mejor incluso.

Evidentemente también agradezco a mi familia política esas críticas, puesto que era su manera de decirnos que querían lo mejor para nosotros. Sólo había dos problemas, su hijo no tenía nada que ver con mi piso y yo no estaba dispuesta a hipotecarme para toda la vida simplemente para enseñarle al mundo lo bien que me iba. Prefiero vivir tranquila a que los demás piensen que vivo tranquila.

Cómo lo hago yo ahora

Cuando me hipotequé en el año 2010 juré que no iba a cumplir los 40 con una hipoteca debajo del brazo. Así que en el año 2019, justo antes de mi cumpleaños acabé de pagar la última cuota. Para conseguir este objetivo hay dos cosas muy importantes que hice. La primera amortizar todo lo que pude en cuanto pude (por eso es muy importante que tu hipoteca no tenga comisión de amortización) y tener una hipoteca con interés muy bajo (rozando el Euribor).

Ahora mismo el no tener hipoteca, el que el piso sea mío y solo mío y no tener que pagar un alquiler me hace sentir muy tranquila y eso se traduce en felicidad. Vivir sin hipoteca es muy relajante. Saber que pase lo que pase tengo un techo sobre la cabeza de mi familia y que no me lo puede quitar nadie (ni el banco, ni una ex-pareja cabreada) es algo que valoro mucho más que vivir en un barrio de moda, en una casa moderna o en una casa enorme y elegante.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, sólo puedo decirte que valores si quieres vivir de alquiler o comprar tu vivienda. Y que si decides comprar tu vivienda te plantees si la quieres comprar en pareja o sólo. Y decide si quieres estar hipotecado toda la vida dentro de una casa muy cara o estar libre y tranquilo dentro de un piso barato.

vivir sin hipoteca dentro de tus posibilidades
Vivir sin hipoteca en un piso barato (imagen de Alexander Stein)

Para que no te pierdas

Si acabas de llegar al blog y quieres empezar desde el principio puedes acercarte a la entrada sobre como elegir el banco. También puedes ver como he organizado el tema del coche.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

No gastes en tu coche

Hablar del tema del coche me parece muy importante. Después de la vivienda, el coche puede ser la segunda fuente de gastos en una persona y por lo tanto un elemento de ahorro en potencia. No gastes en tu coche mucho dinero si algún día quieres disfrutar de la tranquilidad que da la independencia financiera.

el coche acaba con tus ahorros o peor, el coche hace que te endeudes y estés cada vez más lejos de la independencia financiera
En el coche hay que gastar lo justo y necesario

La regla que se aplica en lo referente al coche es: si no tienes coche mejor, pero si lo vas a tener que esté entre los peores.

Es decir, tu coche tiene que ser de los peores coches que hay aparcados en el parking de tu trabajo y de los peores coches que hay aparcados en tu vecindario. Es decir, tu coche no puede sobresalir entre los coches de la gente que más o menos tiene el mismo nivel de vida que tienes tú.

Os voy a contar como lo he hecho yo a lo largo del tiempo:

Mi coche antes de tener hijos

Antes de tener hijos vivía en un pueblo y trabajaba a media hora en coche. El acceso al trabajo desde mi pueblo en transporte público era complicado y compartir coche con otros compañeros de trabajo también. Así que me tuve que comprar un coche.

Me compré un Fiat Punto de KM0 que me costó 8500€ en el año 2005. Como acababa de empezar a trabajar mi padre me prestó aproximadamente la mitad del dinero.

Me compré un coche acorde con el sueldo de una ingeniera que acababa de empezar a trabajar. Humilde y práctico.

Mi coche con mis hijos pequeños

Cuando nacieron mis hijos vivía en una ciudad a media hora en coche del trabajo. El acceso a mi trabajo por autobús era complicado aunque posible, pero se pierde bastante tiempo y no compensaba.

Compartir coche también era difícil porque al tener jornada reducida mi horario no encajaba con el del resto.

Por lo tanto conservé mi Fiat Punto. Mi pareja, el padre de los niños, tenía también un Fiat Punto aún más viejo que el mío y decidió cambiarlo por un Toyota Verso en el año 2011. Aunque nuestros sueldos ya eran los de unos ingenieros con más experiencia, sólo cambiamos unos de los coches a otro que nos diese más seguridad para llevar a dos niños pequeños.

Mi coche ahora

Ya no necesito reducirme la jornada así que ya puedo compartir coche para ir al trabajo, pedirle a mi pareja el suyo e incluso podría ir en autobús porque el tiempo ya no es tan importante.

Por lo tanto en el 2019 cuando el Fiat Punto tenía ya 15 años lo vendí a una cadena de compra de coches en la que me pagaron 250€. Yo me he quedado sin coche y mi pareja, que tiene ingresos similares a los míos, conserva el Toyota Verso que ya tiene casi 10 años.

Llevo 1 año sin coche y si tengo que definir como me siento en ese aspecto la palabra sería liberación. Los tres gastos fijos que me he ahorrado son el seguro de coche, el impuesto de circulación y la ITV.

La plaza de garaje que tenía para mi coche la he alquilado, así que tengo un nuevo ingreso pasivo (dinero que ingreso en mi cuenta sin tener que trabajar). Sumando el dinero que me he ahorrado por no tener coche y el dinero que gano al alquilar la plaza de garaje, tengo unos 1000€ más al año de los que tenía antes.

Un coche lujoso no significa que seas rico

A todos nos gustan los Mercedes, los Audi, los Volvo y los Jaguar. Pero no pensemos ni por un momento que por conducir un Volvo vamos a engañar a nadie. La gente no se va a creer que ganamos un montón de dinero y que somos ricos por tener un coche caro.

En mi garaje hay unos cuantos BMW, Mercedes y Audis, pero no nos engañemos, viven en el mismo barrio que yo y no en el barrio rico de la ciudad. Salen de sus casas de madrugada y vuelven tarde de trabajar. Así que todos sabemos que el coche que se han comprado es a costa de su tranquilidad y no porque les llueve el dinero del cielo.

No tener coche es una opción realista

La opción de no tener coche está a tu alcance sobre todo si no tienes hijos. Varios de mis compañeros de trabajo y amigos sin hijos no tienen coche y se arreglan de las siguientes maneras:

  • con el transporte público
  • pidiendo el coche a sus padres en momentos puntuales
  • pidiendo un taxi en emergencias
  • alquilando un coche para hacer viajes

Estoy segura de que cualquiera de esas tres opciones sale mucho más rentable que comprarse un coche. Sin coche se gana en tranquilidad de no tener que pagar tantos gastos fijos.

Si tienes hijos, creo que hay que pensar si realmente en la familia hacen falta dos coches. Y en cualquiera de los casos, con uno o dos coches en la familia, hay que cuestionarse cuál es el coche que te da la seguridad que tu familia merece por el menor precio. Y no hay que pensar cual es el coche que está más de moda, el más bonito o con el que te vas a chulear más.

El coche acarrea un montón de gastos fijos, que son esos gastos que sin moverte de tu casa ya están sacando dinero de tus cuentas. Esos gastos fijos son los que tienes que evitar a toda costa. Además, la compra de un coche es un gasto muy grande y muy importante para cualquier persona o familia.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, si me dejas darte mi opinión, piensa si puedes vivir sin coche y si lo ves posible inténtalo. Pero como siempre, esto es sólo un consejo que te da tu vecina y por supuesto puedes hacer lo que quieras. Este consejo se lo di también a mi cuñado y se compró un Jaguar. Y me parece bien, entiendo que para él era muy importante darse ese capricho y que le hacía muy feliz.

Para que no te pierdas

Si has entrado en este blog por casualidad y quieres empezar desde el principio puedes leer la entrada relativa a la elección del banco o la hormiga ahorradora. El otro gran gasto a tener en cuenta es la compra de una vivienda, que también puedes ver como la orienté yo.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Ahorra todos los meses

Ahorra todos los meses, aunque sea poco. Ten claro que si no ahorras no te vas a poder jubilar ni un día antes de lo que diga la ley. Incluso para poder jubilarte cuando toca también puede que necesites tener dinero ahorrado ( a saber si cuando nos llegue el día de jubilarnos queda dinero para pagarnos una pensión digna todos los meses, puesto que el sistema de pensiones es un timo).

Si quieres conseguir la independencia financiera no te va a quedar más remedio que ahorrar. Te puede gustar más o menos, pero amigos, quien algo quiere algo le cuesta (esta frase os la voy a repetir mil veces).

Más adelante hablaremos de maneras de ahorrar, maneras de reducir gastos y otros trucos. Pero lo más importante es ser metódico y ahorrar todos los meses. Y el mejor método para hacerlo es el de «págate tú primero«.

El método de «págate tú primero»

Es muy simple: el día que recibes tu nómina, recién cobrada coges una parte y la quitas de la cuenta. Esta parte irá destinada al ahorro. La cantidad que apartes depende de ti, puedes empezar probando con poco dinero e ir subiendo según veas que eres capaz de ahorrar más.

La forma tradicional de ahorrar siempre ha sido la inversa. Cobro la nómina, pago los gastos y los recibos, me doy unos caprichos y a final de mes si hay suerte ahorro algo. Pero queridos vecinos, para ahorrar bien, hay que hacerlo del revés. Cobra tu nómina, coge tu parte de dinero para ahorrar y después paga los recibos. A final de mes ya veremos si te queda dinero para algún capricho o no.

ahorra todos los meses pagándote tú primero, luego ya pagarás lo demás
Ahorra todos los meses pagándote tú primero

Para ahorrar pagándote tú primero, hay dos cosas muy útiles que son las que utilizo yo misma:

  • las huchas bancarias: son unas cuentas que han sacado los bancos, sin comisiones y sin gastos de gestión para que la gente ahorre. Yo tengo varias en CAJA LABORAL (ellos las llaman AHORRO CLICK) y son perfectas para lo que nosotros necesitamos vecinos.
  • las trasferencias periódicas: si cobras el día 1 de mes ponte una orden de trasferencia periódica a otra cuenta, a la hucha que acabamos de mencionar en el punto de arriba o donde tú consideres.

Como lo he hecho yo

Os cuento como lo tengo yo gestionado por si os inspira:Yo cobro el último día de mes. Y como arte de magia al día siguiente prácticamente desaparece el dinero que he cobrado de la cuenta. Lo distribuyo de la siguiente manera:

  • Unos 600€ van a una cuenta de gastos de donde se cobran prácticamente todos los recibos: seguros, luz, calefacción, etc. No tengo hipoteca puesto que ya acabé de pagar mi piso.
  • Unos 600€ van a las huchas de ahorro que he comentado antes: ahora mismo tengo sólo una para comprarme un segundo piso y ponerlo en alquiler (esta historia os la he de contar en otra entrada del blog). Mientras tuve hipoteca no metía ni un euro en las huchas y casi todo mi dinero iba destinado a amortizar la hipoteca.
  • Unos 600€ van a la cuenta de ING para invertir en bolsa (si queréis saber como comprar acciones en el bróker de ING os he hecho un tutorial).
  • 100€ van a las cuentas de ahorro de mis hijos, que también lo hablaremos en otra entrada más adelante. Nada más nacer les abrí un PLAN BAT en CAJA LABORAL.
  • El resto se queda en la cuenta y de ahí salen los extras: cenar fuera, comprarme ropa, irme de fin de semana, etc.

Al llegar a final de mes, acabo prácticamente a cero. Si veo que no me llega o que quiero hacer un viaje o comprarme algo y necesito dinero lo saco de la hucha. Pero claro, siempre te fijas más en lo que estás gastando el dinero si tienes que sacarlo de una hucha que si lo tienes disponible sin más pasando una tarjeta.

Como podréis ver, mi nómina es suficiente para poder hacer este esfuerzo. Pero cada uno en la medida de sus posibilidades debería intentar pagarse él o ella primero, la cantidad que sea, pero algo.

El consejo de tu vecina

Querido vecino, en cuanto cobres tu nómina págate a ti primero y luego ya verás como vas pagando a los demás.

Por supuesto, esto como todo en este blog, es una simple opinión de una vecina tuya, un truco que te doy al igual que te podría estar dando la receta de un bizcocho. Si decides pagarte a ti primero o no, o la manera en la que decidas hacerlo es cosa tuya.

Para que no te pierdas

Si has caído en esta página del blog por casualidad y quieres leerlo desde el principio, lo mejor es que empieces por la elección del banco.

Categorías
AHORRO

Banco sin Comisiones

El primer paso para conseguir la independencia financiera es conseguir un banco sin comisiones.

La primera vez que algún amigo me pregunta algo relacionado con las inversiones, antes de responderle nada le pregunto por su banco. Dónde tiene su dinero y principalmente qué comisiones le cobran. Lo más importante para mí es que no te cobren ninguna comisión: nada de comisiones por mantener la cuenta abierta, nada de comisiones por trasferencia, etc.

Las cuentas bancarias que yo tengo

En mi caso tengo tres cuentas abiertas en tres bancos diferentes. Pero por simplicidad os voy a hablar de sólo dos de ellas, la tercera cuenta ya os la comentaré cuando nos adentremos más en el meollo de invertir los dineros.

La primera cuenta la tengo abierta en una entidad local, en concreto yo la tengo abierta en CAJA LABORAL. Pero esto es algo muy personal porque yo he conseguido no tener en esta caja ninguna comisión. Me sirve para cobrar la nómina, tener una tarjeta de crédito (no tengo tarjetas de débito) y alguna cosa más. En cuanto empecé a comprar acciones se me quedó pequeña y encima no conseguí librarme de una de las comisiones que no quería tener (la comisión de custodia por guardar tus acciones, también hablaremos de este tema más adelante). Así que me abrí una segunda cuenta en ING.

Evita las comisiones

Así que ahí tenéis la primera clave, que no te cobren comisiones en tu caja o banco. Si te cobran comisiones tienes dos alternativas:

  • ir a tu banco y empezar el engorroso trabajo de pedir que te quiten las comisiones de todo lo que puedas conseguir (a mí me da pereza sólo de pensarlo)
  • abrirte una cuenta en un banco que no te cobre comisiones, como puede ser ING y cerrar la cuenta que tenías en el otro banco (cambiar los recibos a una nueva cuenta también da pereza, pero en la vida quién algo quiere algo le cuesta)

Podéis empezar la ardua tarea de buscar el mejor banco, pero si queréis ir a tiro hecho ING. Además os servirá más adelante para realizar vuestras primeras inversiones de manera muy sencilla.

el primer paso a la independencia financiera es elegir un banco que no cobre comisiones
Banco sin Comisiones primer paso para la independencia financiera

El consejo de tu vecina

Esto es lo que yo recomiendo a mis vecinos y como buen vecino puedes hacer caso del consejo de tu vecina o cerrar la puerta de tu casa y olvidarte de lo que te he contado.

Para que no te pierdas

Si eres principiante y quieres seguir leyendo, la entrada que te recomiendo es la de la hormiguita ahorradora.