Categorías
AHORRO MINIMALISMO

Calidad y no Cantidad para ahorrar

Ser minimalista o ser ahorrador no es sinónimo de ser un rácano o un huraño. Para mí, ser una ahorradora o una pseudo-minimalista es comprar cosas de calidad en vez de cosas en cantidad. Primar la calidad a la cantidad es una buena manera de conseguir ahorrar dinero.

Cuando compras pocas cosas, te piensas muchos las cosas que introduces en tu vida, las cosas que metes en tu casa. Si eres minimalista, antes de comprar algo te harás las siguientes preguntas:

  • ¿Necesito comprarme esto?¿realmente me hace falta?
  • ¿Lo voy a usar muchas veces o una única vez?
  • ¿Tengo algo parecido ya que podría usar?
  • ¿Si lo voy a usar una única vez, lo puedo pedir prestado o alquilarlo?
  • ¿Es necesario comprarlo nuevo o podría ser de segunda mano?
  • ¿Me gusta mucho, me va a hacer feliz usarlo?
  • ¿Tengo sitio para guardarlo o reemplazará a algo que ya tengo?

Responder a todas estas preguntas antes de comprar algo ayuda mucho a que las cosas que compras sean cosas de calidad.

A no ser de que seas una personas súper impulsiva (entre las que yo me puedo llegar a incluir), ya habrás usado esta técnica al menos para comprar cosas que suponen un gasto muy grande como pueden ser una casa o un coche. Pero para mí, hacerlo con las cosas pequeñas es casi más importante que con las cosas grandes o muy caras.

El gasto hormiga

Si te gastas poco dinero en cositas, es lo que se llama el gasto hormiga, y mucho gasto hormiga significa acumular muchas cosas y al final gastar mucho dinero de poquito en poquito.

comprar cosas solo porque stén rebajadas o baratas no es buena idea
Comprar un montón de cosas sólo porque están rebajadas es una mala idea (Imagen de LillyCantabile)

Pongamos el ejemplo de la ropa. Ves una camisa que te encanta, y con la que te verías súper elegante y te haría sentirte especial. Entras a la tienda y miras el precio y lo ves 60€. Sales corriendo.

Y así, poco a poco acabarás comprando 6 camisetas que en total sumarán los 60€ de la que te gustaba, de la que realmente querías.

  • Como estás un poco de bajón porque no te has podido comprar la camisa que querías pasas por un almacén de ropa barata y te compras dos camisas de 10€, no te hacen sentir especial, sólo te las has comprado por despecho a no gastarte 60€ en la que querías.
  • Al poco tiempo ves una oferta de camisetas de 3×2, son sencillas, no tienes de especial pero por 20€ tienes 3 camisetas.
  • Ya tienes 4 prendas que has comprado hace poco, pero al ser baratas a los pocos lavados están feas, un poco desteñidas, se han encogido un poco o cedido por el otro lado. Están tan viejas que necesitas comprarte otras dos, te gastas otros 20€.

Al final, has gastado los 60€ que costaba la camisa que querías, que te haría feliz y que tenía la calidad suficiente para aguantar mucho tiempo en un montón de camisetas que ni te hacen feliz durante tanto tiempo, que se ven feas enseguida y que no acaban de solucionar nada.

Comprar cosas usadas

Comprar cosas usadas o pedir prestado es especialmente especial con niños. Algún día pondré un post de ahorro con niños pero también funciona con los adultos. Un ejemplo claro, el coche. Comprar un coche recién salido del concesionario es un capricho, un coche con unos pocos kilómetros te ahorra mucho dinero y te hará igual de feliz (el coche nuevo pronto tendrá unos pocos kilómetros también).

Lo que yo he hecho

Respecto al coche, como podéis ver en la entrada que dediqué a ello, he tenido un único coche en mi vida que era barato y de segunda mano. Me hizo muy feliz durante mucho tiempo y cumplió claramente con su función.

Respecto a la ropa hace un par de meses inicié un reto minimalista que os explicaré en una entrada dentro de poco. Hace un par de meses decidí no comprarme ropa durante un año entero.

Respecto a los niños, he comprado y vendido muchas cosas. Las bicicletas, carros, etc. muchas cosas compradas/vendidas en Wallapop o en el mercado que organiza dos veces al año la tienda de deportes de Decathlon.

El consejo de tu vecina

Cuando vayas a comprarte ropa o cualquier cosa en general responde a las preguntas del cuestionario. Piensa si se lo puedes pedir a alguien, tal vez a mí que soy tu vecina. Cuando yo necesite algo ya me devolverás el favor.

Piensa si es algo que fácilmente podrías comprarlo bastante nuevo pero de segunda mano. Piensa si lo vas a utilizar durante mucho tiempo. Piensa si realmente lo necesitas.

Si antes de comprar cualquier cosa respondes mentalmente a las preguntas del cuestionario dejarás entrar en tu cosa vidas útiles y maravillosas en lugar de un montón de cosas inútiles que entorpece más tu vida de lo que te la alivian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *