Categorías
INDEPENDENCIA FINANCIERA INVERSIÓN

Qué es la Deuda Pública

En esta entrada voy a explicar qué es la deuda pública, que es una de las primeras maneras de invertir que probé yo. Se trata de la compra de deuda pública, y la voy a explicar de manera muy simplificada.

Cuando una persona vive por encima de sus posibilidades y no le llega el dinero para vivir las opciones que tiene son las siguientes:

  • Pedir un aumento de sueldo en su empresa
  • Robar
  • Pedir dinero prestado al banco o a cualquiera

Al igual que las personas los países suelen vivir por encima de sus posibilidades también, y necesitan casi siempre más dinero del que tienen. Las opciones de un país para conseguir dinero son más o menos las mismas:

  • Pedirán al Banco de España que fabrique más dinero (como nuestro aumento de sueldo)
  • Subirán los impuestos a los ciudadanos (igual que robar pero de manera legal)
  • Y también pedirán dinero prestado (a cualquiera que se lo quiera prestar, igual que nosotros)

Si decides prestarle tu dinero a España o a cualquier otro país te convertirás en un inversor de renta fija.

Como España pide dinero prestado

Pues España organiza subastas para conseguir dinero. Todos los meses, varias veces al mes, pide dinero prestado a quién se lo quiera prestar. Para saber qué día se realizará una subasta hay que consultar el calendario y si quieres puedes ese día acudir a la subasta a comprar su deuda.

cuando un país necesita dinero hace una subasta de su deuda y la podemos comprar
Subasta de deuda pública (Imagen de Clker-Free-Vector-Images)

España en este momento tiene tres maneras de pedir dinero:

  • letras del tesoro: le prestas dinero a España y te lo devuelve rápidamente (en 3, 6, 9 ó 12 meses)
  • bonos del estado: le prestas dinero a España y te lo devuelve a medio plazo (en 2, 3 ó 5 años)
  • obligaciones del estado: le prestas dinero a España y te lo devuelve a medio plazo (en 10, 15 ó 30 años)

Cuánto me dan por comprar deuda

Cuanto más fastidiado esté un país (es decir, más cerca de la banca rota) más riesgo tienes de que no te devuelva lo que le prestaste, y por lo tanto más interés te va a pagar (más rentable te va a salir la inversión). Por ejemplo, en el año 2012 un bono griego a 10 años daba una rentabilidad mayor al 30% porque todo el mundo pensaba que el país se iba a ir a pique.

Cuanto más fuerte sea la economía de un país más seguridad tienes de que te devuelva lo que le prestaste y por lo tanto menos rentabilidad te va a dar. En el año 2019 por ejemplo el bono suizo a 10% cotizó rentaba al -1%, porque todo el mundo confía mucho en la economía Suiza. Por qué alguien querría comprar deuda a un interés negativo lo dejo para explicarlo mucho más adelante.

Un ejemplo

Vamos a poner un ejemplo con los resultados de emisión de obligaciones del estado a 10 años. Si hoy yo, año 2020, comprase bonos del estado a 10 años me habría tocado un interés del 0.69% y lo que yo recibiría es aproximadamente lo siguiente:

  • cada año hasta el 2029 recibiría aproximadamente 5€
  • en el 2030 me darían otros 5€ y me devolverían los 1.000€ que les presté

Pero aún peor, de todos los cobros de 5€ aproximadamente que me han dado (se llaman cupones) tengo que descontar los impuestos y la comisión del banco de España. Así que si sumamos todos los cupones más el dinero que les presté al final la conclusión es que me han devuelto 1.030,79€.

  • si en el 2020 le presté 1.000€ a España y 10 años más tarde me devuelve 1.030,79€

Puedes hacer tus propios cálculos para ver si te convence con la calculadora que tiene la página web del Tesoro.

Lo que yo hago

Comprar deuda pública es bastante sencillo, pero para poder hacerlo hay que primero hacer unas cuantas cosas engorrosas: abrirse una cuenta en el banco de España, tener un lector de DNI electrónico en el ordenador, tener los certificados instalados al día, etc.

Yo en su día lo hice, tuve una temporada en la que compré letras del tesoro. Pero al final me aburrí y lo dejé.

El consejo de la vecina

Querido vecino, ahora mismo la deuda Española no da para gran cosa pero si no te atreves a correr grandes riesgo tal vez sea una opción para ti. Con ello difícilmente consigas la independencia financiera. Otro día tal vez te explique como comprar deuda de otros países que lo estén pasando peor que el nuestro por si te animas.

Para que no te pierdas

Si acabas de llegar a este blog, y te has saltado todo lo demás, tal vez puedas empezar por la entrada de como ganarle la carrera al IPC.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Ganarle al IPC

En España, el Instituto Nacional de Estadística va mirando como va cambiando el precio de un montón de cosas, eso se llama calcular el IPC. Con ese dato, el del IPC, podemos ver si cada vez es más caro vivir o tal vez más barato.

Todos los trabajadores sabemos lo que es el IPC, porque todos los años nuestra empresa nos sube el sueldo para ajustarlo con lo que cuesta vivir. Es decir, una vez al año nos suelen subir nuestro salario tanto como el IPC. Y digo nos suelen, porque al menos yo ya he vivido unos cuantos años en los que se me ha congelado la nómina y no me la han ajustado al IPC. No subirnos el IPC es de lo que primero echan mano los empresarios para bajarnos el sueldo.

Como lo oyes, no subirte el IPC en tu sueldo, no es quedarte como estás. Que no te suban el IPC es que te bajen tu sueldo. Si todo lo que compras sube, es decir, todo lo que se usa para calcular el IPC sube y tu sueldo sigue igual, entonces está claro que eres un poco más pobre que el año pasado.

Tenemos claro entonces que si no te suben el IPC en su sueldo estás perdiendo dinero. Con tus ahorros pasa lo mismo, si tus ahorros no crecen al mismo ritmo que el IPC estás perdiendo dinero.

Normalmente la manera más fácil de perder dinero con los ahorros es si los tienes guardados en una cuenta normal y corriente en el banco. Vamos, la que todos tenemos para cobrar la nómina, la cuenta normal.

Variación del IPC en España

Lo primero, los datos. Si miramos en el INE podemos ver cuánto ha variado el IPC. Yo he mirado el IPC cada año desde el 2010 hasta el 2020. En algunos años fue positivo y en otros negativo. Lo podéis ver en la siguiente imagen:

variación subidas y bajadas del IPC en los últimos 10 años
Subidas y Bajadas Anuales del IPC en España

Como se puede ver entre los años 2010 y 2020 el año que más subió el IPC (es decir el año en que más subieron los precios) fue un 3.4% y el que menos el -1.3%.

No voy a hacer un análisis de lo que una cuenta corriente te da por tener el dinero en la cuenta, pero voy a ser muy generosa y voy a poner que por tener el dinero en el banco, en una cuenta normal nos dan el 0.05% (normalmente incluso menos).

Un ejemplo sencillo

Ahora imaginemos que en el 2010 nos queríamos comprar un ordenador que costaba 1.000€. Nos lo pensamos mejor y dejamos el dinero en la cuenta sin hacerle caso hasta el año 2020.

En el año 2020 nuestro dinero había crecido en la cuenta 5€. Es decir, ahora teníamos 1.005€ gracias a los intereses que nos había ido pagando el banco.

Así que cogemos nuestro dinero y nos vamos a la tienda a comprar el ordenador, pero lo que sucede es que cuando vamos a pagarlo nos damos cuenta de que el ordenador ya no vale 1.000€, ahora vale 1.130€.

En la siguiente gráfica veréis una comparativa de lo que crecerían 1.000€ en una cuenta corriente del banco y lo que se encarece algo que vale 1.000€ en la tienda a lo largo de 10 años.

cuanto crece el IPC comparado con cuanto crece el dinero en una cuenta bancaria
Crecimiento del IPC contra crecimiento del dinero en una cuenta bancaria

Del ejemplo podemos entender que si metimos 1.000€ en una cuenta bancaria hace 10 años habremos perdido 25€. Es decir, dejar dinero en una cuenta del banco sin más, es perder dinero. Dejar el dinero quieto no es ahorrar dinero, es perderlo.

Si en vez de 1.000€ una persona tenía en la cuenta 100.000€, entonces no habrá perdido 25€, habrá perdido 2.500€.

Lo que yo hago

Lo que yo intento hacer es ganarle la carrera al IPC. E intentar invertir el dinero en cualquier sitio donde al menos consigas que te rinda tanto como el IPC. Las maneras de invertirlo pueden ser muchas, y vamos a ir explicando las más sencillas poco a poco.

El consejo de tu vecina

Querido vecino, sé que es muy cómodo dejar el dinero en la cuenta del banco. O que te da miedo invertirlo y prefieres guardarlo debajo de un colchón. Pero por favor, traza un plan e intenta ganarle la carrera al IPC. Si me invitas a un café, te explicaré como. Pero, como siempre te digo, esto es simplemente el consejo de una vecina. Siempre estás en tu derecho de hacer lo que quieras.

Para que no te pierdas

Si acabas de caer en este blog puedes empezar leyendo la entrada de cómo elegir un banco sin comisiones.

Categorías
INDEPENDENCIA FINANCIERA

Amortiza tu hipoteca

Creo que la primera inversión que te voy a recomendar es ésta: amortiza tu hipoteca.

Una hipoteca tiene muchas variables que hay que analizar, entre ellas:

  • sistema de amortización
  • tipo de interés
  • ventajas fiscales

Lo más normal en España es contratar una hipoteca con sistema de amortización francés, normalmente a interés fijo o con el interés referenciado al Euribor y puede que haya ventajas fiscales o no dependiendo de dónde vivamos y en qué año hayamos comprado el piso.

Para que entiendas por qué es importante amortizar tu hipoteca, sobre todo los primeros años después de solicitarla te lo voy a intentar explicar con un ejemplo.

Un ejemplo de una hipoteca

Te has vuelto loco y has pedido una hipoteca de 300.000€ al 2% de interés y a 30 años (por favor, si estás leyendo esto antes de comprarte un piso mira la entrada de mi casa a ver si te convenzo para comprarte un piso un poco más barato).

El Banco de España tiene un simulador para que puedas calcular cuanto pagarás cada mes con los datos que le introduces, yo he metido los del ejemplo.

En las condiciones indicadas arriba pagaremos una cuota mensual de 1.108,86€. Lo que significa que el total del dinero que devolveremos al banco son 399.189,6‬€. Es decir, le devolveremos al banco los 300.000€ que nos prestó más unos 100.000€ de intereses. No sé a ti, pero a mí me cuesta mucho esfuerzo ganar 100.000€ y no me apetece pagarle tanto dinero al banco.

simulación hipoteca
Ejemplo de simulación de hipoteca

Pero no te preocupes porque si eres una buena hormiguita ahorradora podrás solucionarlo. Para ello tienes que entender cómo funciona el sistema de amortización francés.

Sistema de amortización francés

En el sistema de amortización francés en la primera cuota pagarás mucho dinero de intereses (dinero que se queda el banco) y pagarás poco dinero de amortización (dinero que restan de lo que has pedido prestado y por lo tanto de lo que te queda por pagar de tu casa). Es decir, en el ejemplo, de la primera cuota se restará mucho de los 100.000€ que le tienes que pagar al banco y poco de los 300.000€ que vale tu casa.

Siguiendo con el ejemplo, imagina que te llega la primera cuota de la hipoteca de tu banco y pagas los 1.108,86€ de tu hipoteca. Con el sistema de amortización francés le seguirás debiendo a tu banco 299.391,14€. Es decir, en tu primera cuota, de los 1.108,86€ que has pagado:

  • El banco ha restado 608,86€ de los 300.000€ que le debías
  • El banco ha utilizado 500€ para pagarse a sí mismo

En la segunda cuota el banco se pagará aproximadamente un euro menos a sí mismo y utilizará ese euro para restarlo de lo que le debes. De esa manera en la segunda cuota de los 1.108,86€ que has pagado:

  • El banco ha restado 609,87€ de los 299.391,14€ que le debías
  • El banco ha utilizado 498,99€ para pagarse a sí mismo

Si quieres puedes hacer algunas pruebas utilizando esta calculadora.

Cada mes que vayas pagando tu hipoteca, cada vez el banco usará más dinero de la cuota para restarlo de los que le debes y usará cada vez menos dinero para pagarse a sí mismo.

Si no has amortizado nada de nada, a los 29 años y 11 meses pagarás tu última cuota. De esa última cuota de los 1.108,86€ que pagues:

  • El banco restará los últimos 1.107,01€ que te quedaban por pagar
  • El banco utilizará sólo 1,85€ para pagarse a sí mismo

Como ves en la siguiente imagen, el banco al principio, de la cuota que le pagas utiliza la mayor del dinero para pagarse a sí mismo (rojo). Cuando la hipoteca está a punto de vencer el banco utiliza muy poco del dinero de tu cuota para pagarse a sí mismo (rojo). La imagen te muestra gráficamente un ejemplo de sistema de amortización francés.

amortiza tu hipoteca por el cobro de interés francés
Sistema de amortización francés

Por todo esto, es muy interesante amortizar la hipoteca los primeros años y puede resultar muy poco interesante amortizarla los últimos, especialmente si tienes ventajas fiscales en tu declaración de la renta.

Lo que hice yo

Como ya os conté en la entrada de mi piso, yo me compré en 2010 un piso de 90 metros cuadrados con trastero y garaje por 154.000€. De los 154.000€ pagué 34.000€ de entrada que ya tenía ahorrados y pedí una hipoteca de 120.000€ que acabé de pagar en el 2019.

Por lo tanto, tardé algo menos de 10 años en pagar 120.000€ más intereses al banco. Lo hubiese pagado mucho más rápido de no haber coincidido ese período, como a la mayoría de la gente, con el nacimiento de mis hijos. En los primeros años de vida de los hijos los gastos de las familias se incrementan muchísimo (cuotas de guarderías, cunas, carritos de bebé, sillas de seguridad para el coche, etc.) y los ingresos se suelen reducir bastante (normalmente en reducciones de jornada y excedencias para cuidar de ellos). También hay que tener en cuenta que al comprar un piso nuevo hay muchos gastos (de amueblarlo, pintarlo, etc.).

Podía haberla alargado más los últimos años donde apenas se pagan intereses, pero decidí acabar con ella por paz mental, no me gusta tener deudas. No fue una decisión racional y calculada, fue algo muy personal. La satisfacción que sentí al no deberle nada a nadie no se paga con dinero.

El consejo de tu vecina

Así que, querido vecino, este es mi consejo en cuanto a las hipotecas. No te compres un piso enorme, en un barrio caro y elegante y cómprate un piso modesto y más pequeño en un barrio normal y así tendrás que pedir menos dinero prestado al banco. A la hora de buscar tu hipoteca acuérdate de que no te cobren comisiones de amortización. Y los primeros años, intenta ahorrar todo lo que puedas y amortizar al máximo posible.

Pero te recuerdo otra vez, que no soy más que una vecina de tu escalera intentando darte un consejo financiero. A partir de ahí es tu decisión si hipotecarte poco y amortizar para vivir más tranquilo o hipotecarte hasta el fin de tus días pero estar muy orgulloso de dónde vives. En cualquier caso, seguro que tomas la decisión correcta.

Para que no te pierdas

Si acabas de caer en esta entrada del blog y aún no lo conoces, puedes empezar a leer alguna entrada como por ejemplo la de cómo elegir el mejor banco para ti.

Categorías
INDEPENDENCIA FINANCIERA

Independencia Financiera

Ha llegado el momento de explicar lo que para mí significa el concepto de independencia financiera. Pero para ello quiero que respondas primero a una pregunta:

  • ¿ Si no te pagasen nada, seguirías yendo todos los días sin faltar ninguno a trabajar?

Puede que pienses que si no te pagasen podrías ir de vez en cuando a trabajar, para entretenerte, para sentirte realizado. Pero la pregunta no es esa, la pregunta espera las siguiente respuestas, todas ellas sin excepción:

  • A pesar de tener hoy un mal día en el trabajo, aunque no me paguen, mañana me despertaré y volveré a venir a trabajar.
  • Aunque tenga un familiar enfermo en el hospital, después de que se me pasen los días de permiso que se me conceden por ley, dejaré a mi familiar en el hospital y aunque no me paguen iré a trabajar.
  • Aunque haya pasado una mala noche y me sienta cansado, aunque no me paguen iré a trabajar en cuanto suene el despertador.
  • Aunque mis hijos pequeños estén enfermos, buscaré un abuelo o alguien con quien dejarlos y aunque no me paguen iré a trabajar.
  • Aunque trasladen mi empresa a otra ciudad y me cueste una eternidad ir y volver de trabajar, aunque no me paguen iré todos los días sin excepción.
  • A pesar de que algún compañero de trabajo me esté haciendo la vida imposible o mi jefe sea un imbécil, aunque no me paguen, iré a trabajar todos los días sin falta.
  • Aunque mi trabajo conlleve viajar mucho y estar lejos de mi familia durante mucho tiempo, a pesar de que no me paguen iré a trabajar.

Si tus respuestas son un SI contundente a todo lo que he planteado, entonces, no necesitas ningún tipo de independencia financiera.

La realidad de la carrera profesional

Cuando uno empieza a trabajar está muy entusiasmado, piensa que tiene una carrera prometedora por delante y tiene ganas de aprender un montón de cosas. Según pasan los años, en la mayoría de los casos te vas cansando, si tienes hijos vives agotado intentando compaginar mil cosas a la vez, ves como no has llegado donde esperabas, que no has ascendido en tu empresa y seguramente no hayas conseguido todas las metas que soñabas. Si viene una crisis verás en el mejor de los casos un recorte salarial o tendrás miedo de quedarte sin trabajo.

Cuando se es joven en una empresa sentirás que eres libre y que tienes unas hermosas alas grandes para volar muy alto. Según pasen los años trabajando probablemente cada vez te sientas menos libre y más prisionero. Tal vez unos pocos, tengan una maravillosa carrera profesional y habrán volado muy alto. Pero en la mayoría de los casos, nos habrán cortado las alas o en el mejor de los casos nos las habrán desplumado.

la libertad financiera te hace libre para hacer lo que quieras en cada momento sin la obligación de ir a trabajar
Libertad para hacer lo que quieras cuando obtengas la independencia financiera (imagen de silviarita)

Razones para la independencia financiera

Por eso es importante tener cierta independencia financiera. La independencia financiera, para mí, es tener un buen colchón de ahorro e inversión y ninguna deuda. Con la independencia financiera serás libre. Esto es lo que podrás hacer con la independencia financiera:

  • Podrás cogerte algunos días de permiso sin sueldo para cuidar de familiares cuando lo necesiten.
  • Podrás cogerte una excedencia sin cobrar para cuidar de tus hijos pequeños o de tus padres cuando sean mayores.
  • Podrás cogerte una excedencia para viajar o ver mundo, sólo o con tu familia.
  • Podrás dejar un trabajo que no te gusta sin miedo y tomarte un tiempo para buscar otro para probar si te va mejor.
  • Podrás jubilarte antes cuando ya sientas que te falta la energía y las ganas de ir entusiasmado a darlo todo en el trabajo.
  • Podrás que decir NO a muchas cosas que no te gustan de tu trabajo sin miedo a que te despidan o a que no te toque subida de salario en la próxima revisión.

Caminar en el mundo laboral, sabiendo que eres financieramente independiente y que puedes vivir sin trabajar 1 día, 1 mes, 1 año, 10 años o toda la vida es muy positivo. Te hará sentir libre y dueño de tu propio destino.

Si has nacido en una familia que te proporcione esa independencia financiera puedes olvidarte de conseguirla tú mismo, pero si has nacido como yo, en el seno de una familia obrera entonces tienes que ponerte manos a la obra. Primero tienes que ahorrar y si te atreves después invertir lo ahorrado.

El consejo de tu vecina

Vecino mío, últimamente veo que vienes muy cansado de trabajar. Cada vez tienes las ojeras más profundas y cara de preocupación. Creo que estás sufriendo mucho estrés en tu trabajo. Si me dejas darte un consejo, abraza la independencia financiera. Empieza a ahorrar hoy mismo para poder descansar cuando lo necesites. Tan sólo soy una vecina preocupada por tu salud, puedes hacerme caso o puedes seguir por el mismo camino.

Para que no te pierdas

Para empezar a ahorrar puedes leer alguna entrada como la de la hormiga ahorradora. Si ya tienes unos ahorros y quieres empezar a sacarles algún beneficio lee las siguientes entradas del blog.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Minimalismo y Ahorro

En mi opinión, minimalismo y ahorro son dos conceptos que van abrazados. Si eres minimalista vas a tener éxito ahorrando, seguro. Pero, lo primero de todo, hagamos categorías de personas para intentar identificar en cual nos encontramos. Como siempre, personas hay tantas que no habría suficientes categorías para clasificarlas, pero yo voy a mencionar a tres:

Los consumidores

Los consumidores: Aquellos que compran de todo, incluso los habrá que pidan créditos para comprar cosas. Cada vez tienen más cosas dentro de su casa y por lo tanto, probablemente tengan la sensación de que su casa se les ha quedado pequeña. Vivirán a disgusto en una casa que les parece insuficiente o se mudarán a una más grande. Pagarán un alquiler o una hipoteca más cara. Cada vez que compran algo se sienten felices, pero en pocos días esa sensación se desvanece.

las personas consumista gastan más de lo que tienen usando tarjetas de débito con las que se endeudan y no pueden pagar
Persona consumista que se gasta lo que no tiene con tarjetas de crédito (Imagen isuru prabath)

Los pseudo-minimalistas

Los pseudo-minimalistas: Son aquellos que antes de comprar cualquier cosas se lo piensan mucho, piensan sobre su utilidad y se de verdad lo necesitan. También pueden comprar cosas sin necesidad, pero serán cosas que los hagan felices durante mucho tiempo, incluso años. Las compras por felicidad serán pocas, por lo tanto sus casas contienen cosas útiles y aunque sean casa pequeñas serán suficientemente grandes. Pagarán un alquiler o una hipoteca más barata.

Los minimalistas puros

Los minimalistas puros: Son aquellos que pueden vivir con prácticamente nada. Algunos pueden vivir incluso con las pertenencias que les caben en una mochila. Los hay que viven en cabañas minúsculas en mitad de un bosque o aquellos que no tienen ni cama.

Los minimalistas puros son el grupo de personas más libres de todos porque no sólo no tienen cosas que no necesitan, sino que encima no necesitan prácticamente nada. Con muy poco pueden vivir y por lo tanto seguramente no tengan ni que trabajar.

Los consumidores están total y absolutamente atrapados. Todo lo que tienen les parece insuficiente y al poco tiempo de adquirir algo empezarán a pensar en lo siguiente que les hace falta. Siempre hay algo: un teléfono nuevo, una nueva prenda de ropa o un electrodoméstico que les hará la vida más fácil. La gran mayoría de las personas entran en este grupo, estoy prácticamente segura.

En este momento de mi vida yo me considero pseudo-minimalista. Tengo un reto muy grande y es que comparto mi casa con una pareja no tan pseudo-minimalista y dos niños. A pesar de todo, en mi casa hay armarios en los que no hay nada en las baldas, están vacíos. Nos sobra el espacio. Vivimos 4 personas en un piso de 90 metros cuadrados y nos sobra espacio para cosas. No me importaría para nada tener una casa más grande, pero sería para tener más espacio para las personas y no para las cosas.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, mi consejo es el siguiente, no me abandones y no te mudes a otro vecindario más elegante y con casas más grandes. Probablemente con la que tienes tengas suficiente espacio y si no lo tienes inicia una limpieza minimalista. Si abrazas un modo de vida pseudo-minimalista tendrás mucho más fácil conseguir ahorrar tal y como expliqué en la entrada de la hormiga ahorradora. Estarás más cerca de conseguir la independencia financiera.

Pero como siempre digo, este es un simple consejo de una vecina que quiere lo mejor para ti, que desea que en vez de comprarte el próximo iPhone te compres unas acciones de Apple. Puede que me equivoque o puede que no, pero en cualquier caso está en tu mano decidir qué es lo siguiente que vas a comprar, si al comprártelo estás cubriendo una necesidad real, si al comprártelo te va a hacer feliz durante mucho tiempo o si simplemente lo quieres tener y ya está.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

La rueda del hámster

Como bien sabrás los hámster empiezan a correr en su ruedita despacito, pero cuanto más rápido corren más rápido se mueve la rueda y ya no pueden parar y tienen que correr aún más deprisa. Ese mismo efecto nos pasa a las personas con el dinero. Es la rueda del hámster financiera.

Empezamos ganando poco dinero cuando somos estudiantes, cuando somos becarios o cuando tenemos nuestro primer trabajo. Y esas primeras nóminas las estiramos como el chicle. Nos vamos de vacaciones de acampada, vamos a cenar a la bocatería del barrio…no nos lo pasamos mal para nada y son años maravillosos en los que nadie negará que disfrutamos muchísimo de la vida.

Entonces vamos creciendo en nuestro ámbito profesional y pasamos de hacer unas prácticas remuneradas a tener nuestro primer contrato. Y por supuesto ya lo de la acampada no nos suena tan bien y queremos irnos de vacaciones a un apartamento. Y seguimos cenando en la bocatería del barrio, pero ya de vez en cuando nos vamos a comernos una chuleta a un restaurante.

Y si las cosas han ido bien, de nuevo tenemos un aumento sustancial en nuestra nómina. Ahora ya las vacaciones las queremos en hotel y España ya se nos ha quedado pequeño, ahora queremos conocer mundo. Y ya casi no vamos a la bocatería del barrio, y se nos ha antojado probar de vez en cuando un estrella Michelin.

Un par de ejemplos

Os voy a poner los ejemplos de dos excompañeros míos de trabajo que dejaron mi empresa por otra en la que les pagaban más. Ambos consiguieron un aumento significativo en sus ingresos, el que menos de los dos unos 30.000€ anuales. Sigo en contacto con ellos y les tengo mucho cariño. Hablo con ellos con regularidad. Uno de ellos en menos de un año ya había dejado su piso y se había mudado a un chalet y el otro ahora conduce un BMW y a mandado a sus hijas a estudiar al extranjero.

Los dos han tomado unas decisiones muy buenas, y van a disfrutar muchísimo de sus coches, sus casas y de ver a sus hijos provistos con la mejor educación. Ojalá y yo pudiese estar en la misma situación que ellos. Pero con esto lo que quiero decir, es que nos pasa a todos. Sin quererlo, por la inercia de la rueda de la jaula en la que estamos metidos, cuanto más ganamos más gastamos. Y lo peor es que nos acostumbramos enseguida al nuevo nivel de ingresos.

El consejo de tu vecina

Mi consejo vecino….si has leído la entrada de la hormiga ahorradora verás que recomiendo dividir tus ingresos en partes iguales: una parte para gastos, otra para invertir y otra para ahorrar. Cuando tu nómina crezca, intenta que no se descompense, y sigue dividiendo tu nómina mínimo en la misma proporción que antes: aumenta sus gastos, tus inversiones y tu ahorro proporcionalmente a tus nuevos ingresos. Eso es el mínimo. Si consigues que la partida de gastos no suba tanto como la de ahorro y la de inversiones mucho mejor.

evita la rueda del hámster y págate tú primero para poder lograr la independencia financiera
Evita la rueda del hámster y págate tú primero

Pero recuerda, esto es el consejo que te da una simple vecina. Tú decides si aceptarlo y ponerlo en práctica o no. En cualquier caso, te deseo que tu nómina no pare de crecer.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Ni derrochar ni tacañear

El equilibrio entre gastar y ahorrar es fácil y complicado a la vez. No hay que irse a ninguno de los extremos, ni derrochar ni tacañear para mí es muy importante para disfrutar de la vida en cualquier circunstancia. En esta entrada vamos a intentar analizarlo.

Si catalogamos a las personas en base a lo que hacen con sus ingresos, nos saldrían un montón de tipos de personas. Pero si lo simplificamos mucho, yo creo que más o menos nos encontraríamos con estos tres perfiles que describo a continuación.

Los que se endeudan para gastar

Estos son los que se gastan todo lo que tienen y lo que no tienen. Es decir, que piden préstamos bancarios incluso para cosas que no son necesarias. Piden préstamos por ejemplo para irse de vacaciones.

Meto en este grupo incluso a los que piden un préstamo para comprarse un coche porque siempre puedes comprarte un coche más barato, no hay ninguna obligación de comprarse un coche nuevo.

También meto en este grupo a aquellos que piden una hipoteca para comprarse una casa que está muy por encima de sus posibilidades, podrían comprarse una más barata aunque no sea tan estupenda.

la deuda se comerá todo tu dinero y te hará ser un exclavo que nunca conseguirá ser libre e independiente
Si estás endeudado serás esclavo de por vida del dinero que debes (imagen de Rilsonav)

Los que se gastan todo lo que tienen

Los que se gastan todo lo que tienen. Estos han pedido una hipoteca acorde con sus ingresos o ni siquiera tienen hipoteca. No piden préstamos bancarios, pero se gastan casi todo lo que ingresan por su trabajo. A final de mes están ya bajo mínimos esperando ansiosos la siguiente nómina.

Están libres de deudas o sólo tienen una pequeña hipoteca, pero van mes a mes gastando todo lo que ganan con su trabajo. No están preparados para sufrir ningún percance porque no tienen dinero ahorrado.

Los que gastan en su justa medida

Los de ni tanto ni tan calvo. Estos puede que tengan o no hipoteca, e incluso puede que tengan algún préstamo que les conviene por algún motivo, pero siempre destinan una parte de sus ingresos a ahorrar.

Esta es la opción que tomé yo. Este grupo ahorra pero no lo ahorra todo. También utiliza dinero para disfrutar, para darse algún capricho de vez en cuando. Valoran el dinero y lo que cuesta ganarlo pero también saben disfrutarlo.

Por supuesto, yo respeto profundamente a todos los grupos y respeto muchísimo las decisiones y motivaciones que les han llevado a pertenecer a cada uno de ellos. En mi caso decidí tomar esta calle del medio, es decir, ni tanto ni tan calvo.

Los que lo ahorran absolutamente todo

Los que lo ahorran todo, son los ávaros de toda la vida. Estos puede que tengan también una hipoteca e incluso algún puede que también algún préstamo porque les conviene. Pero el resto lo ahorran todo. Viven bastante miserablemente, no gastan absolutamente nada.

Un par de ejemplos

Pongamos primero el caso hipotético del huraño que no gasta nada y lo ahorra todo. Imaginemos que le va todo genial y decide jubilarse a los 40 años porque ha ahorrado sin descanso desde los 20 y se lo merece. Ha llegado a conseguir la tan ansiada independencia financiera.

Por supuesto que se lo merece, pero y si a los 41 le pasa una desgracia y se muere, ¿le habrá merecido tanto la pena entonces? Dejará una buena herencia a unos hijos jóvenes… pero si sus hijos fuesen de los que se lo gastan todo o peor si sus hijos se juntan con una pareja que se lo gasta todo entonces mejor que no se levanten de la tumba porque se morirían dos veces. Ahorrarlo todo te puede salir muy bien o muy mal.

En el otro caso, están los dos casos que se lo gastan todo. El caso del que se gasta todo lo que tiene y también el caso del que se gasta incluso lo que no tiene. Estos no se van a poder jubilar a los 40, pero si a los 41 les pasa una desgracia y se mueren entonces les habría merecido la pena gastárselo todo, se supone que habrán disfrutado muchísimo de coches caros y viajes impresionantes. En este caso los que no se reirían tanto tal vez fuesen los herederos. A este grupo lo peor que le puede pasar es que sigan viviendo muchos años, la deuda se les vaya acumulando y cada vez se vean más y más ahogados y no sepan como salir. Seguramente llegarán a mayores deseando haber ahorrado un poco más cuando fueron jóvenes.

El consejo de tu vecina

Por último, querido vecino, te recomiendo que abraces el grupo al que yo pertenezco. No vivirás agobiado todos los últimos días de mes, disfrutarás del dinero (te recomiendo sobre todo gastarlo en experiencias por encima de cosas) y tendrás algo de dinero ahorrado para cuando llegue tu jubilación, para cogerte una excedencia en el trabajo o cualquier cosa que necesites. Pero como siempre digo, quién soy yo para dar consejos, tan sólo soy una simple vecina.

Para que no te pierdas

Si has caído en esta entrada por casualidad y quieres empezar a aprender desde el principio como ahorrar y como invertir, puedes hacerlo con la entrada sobre la hormiguita ahorradora.

Categorías
AHORRO

Gestionar cuentas en pareja

Esta entrada es para contaros, vecinos míos, cómo gestiono yo las cuentas de mi casa y como sé que las gestionan otras parejas y también contaros las ventajas e inconvenientes que veo a cada una de las formas, la mía incluida.

Todas las personas cambiamos de forma de pensar a lo largo de los años, lo que hoy nos parece importante mañana igual nos deja de importar y viceversa. Cuando empiezas una vida en pareja, y si ambas personas de la pareja ganan dinero, hay una decisión a la que hay que hacer frente con mucho cuidado, la gestión del dinero en común.

cuentas en pareja separadas porque pueden ocasionar peleas en la pareja por el dinero
Peleas por la gestión del dinero en la pareja (Imagen de LillyCantabile)

Estas son las diferentes formas en las que yo he visto gestionar el dinero que proviene de las nóminas de una pareja:

Gestionar una cuenta conjunta en pareja

En esta modalidad de gestionar una única cuenta conjunta se eliminan prácticamente las cuentas personales y se queda una única cuenta en común donde ambas personas de la pareja ingresan sus nóminas. Ambos tienen acceso a la cuenta y la pueden usar para lo que consideren.

Las parejas que tienen esta modalidad si compran una vivienda también lo hacen juntos.

Cuando las dos personas de la pareja están en sintonía puede ser perfecta, el problema viene cuando no es así y hay uno de la pareja al que le gustaría ahorrar y al otro le gusta mucho gastar.

mantener o gestionar las cuentas de la pareja separadas en vez de juntas evita problemas
Las cuentas en pareja si son separadas ahorrarán muchos problemas

Gestionar cuentas separadas en pareja

En esta modalidad de gestionar las cuentas separadas, cada uno de la pareja conserva su cuenta donde le ingresan su nómina. Se crea una cuenta aparte común donde ambos ingresan el dinero necesario para los gastos comunes de la pareja.

En este tipo de gestión del dinero hay parejas que compran su vivienda juntos y otras que no, como es mi caso.

También hay parejas que ingresan en la cuenta común la misma cantidad de dinero o parejas que ingresan en la cuenta común un porcentaje de su sueldo (especialmente cuando la diferencia de ingresos de las dos personas es significativo).

Como lo he hecho yo

En mi opinión, me gusta la opción de cuentas separadas y que ambos ingresen un porcentaje de su nómina en la común. Igual no es la más romántica de todas, pero es la más práctica y la que evitará muchas discusiones de pareja cuando las cosas se ponen feas.

Ésta es la opción que yo he tomado. Ambos ingresamos el mismo dinero en una cuenta conjunta que se usa para pagar gastos de la casa (agua, luz, etc.) y gastos de nuestros hijos (ropa, extraescolares, etc.).

Un ejemplo real como la vida misma

Os voy a poner un ejemplo. Tengo un amigo que lleva muchos años con su mujer. Cuando ambos eran jóvenes optaron por la modalidad de una única cuenta conjunta. Al principio cuando todo va bien esta forma de administrar sus ingresos también era adecuada. A día de hoy mi amigo quiere ahorrar porque quiere comprar un piso para sus hijos, es totalmente respetable que él quiera hacer un regalo de esas dimensiones a sus hijos y es lo que le haría feliz. Sin embargo su mujer tiene otro concepto de la felicidad que también es muy respetable, ella quiere hacer obras en casa para disfrutar de un entorno más agradable, le gusta comprarse ropa nueva para ir a la moda y hacer viajes para disfrutar de las vacaciones.

Si mi amigo hubiese seguido pensando que lo mejor en la vida y lo que le hace feliz es irse de vacaciones, ver guapa a su mujer y tener una casa moderna no habría ningún problema. Pero en un momento de la vida mi amigo cambió de opinión y el problema de las cuentas conjuntas es que difícilmente tienen vuelta atrás. No hay manera de decirle a tu pareja 15 años después de estar viviendo juntos y con una única cuenta conjunta, que has pensado que el mes que viene vais a separarlas y que cada uno hará con su parte lo que le venga en gana.

La opción de cuentas separadas sin embargo es más fácil de deshacer. Después de 15 años juntos uno de la pareja sí que le puede plantear al otro unir las cuentas en una única sin que ello los lleve a un divorcio. Puede parecer hasta romántico que después de tantos años tu pareja quiera seguir siendo más pareja tuya todavía.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino mío, si nos cruzasemos en la escalera de nuestro portal y me pidieses consejo sobre cómo administrar las finanzas de puertas para adentro te diría lo siguiente: conserva tu cuenta de soltero y aporta con tu pareja el dinero necesario para los gastos conjuntos en una cuenta común. Pero por supuesto, no soy más que una vecina que te está dando una opinión como otra cualquiera, y podrás hacer lo que consideres oportuno y seguro que será una buena decisión.

Para que no te pierdas

Mientras tanto, si acabas de llegar a este blog y quieres aprender a ahorrar e invertir desde el principio, comienza con alguna entrada como por ejemplo cómo elegir un buen banco.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

Vivir sin hipoteca

Intenta vivir en una casa sin hipoteca o con una hipoteca pequeña. Éste será un punto clave que determinará si algún día alcanzarás o no la libertad financiera.

El tema de la compra de una vivienda es muy importante cuando estamos hablando de ahorro. Cuánto gastes en tu casa decidirá si algún día podrás jubilarte tranquilamente antes de tiempo o no lo conseguirás jamás.

A todos nos gustaría vivir en una casa grande, con jardín, con grandes ventanales y a ser posible a un paseo del centro de la ciudad. Pero, en la vida todo no se puede tener y en este caso, o tienes mucho dinero o vas a tener que elegir entre una casa maravillosa con una hipoteca de por vida o un piso modesto con una hipoteca que acabarás de pagar muy pronto. Por supuesto, vivir de alquiler también está encima de la mesa.

Comprar tu piso no es una inversión

Uno de los puntos que me parece que es muy importante aclarar, es que yo considero que comprar un piso donde tú vas a vivir se tiene que considerar un gasto y que en ningún caso lo considero una inversión. Si tú vas a vivir en ese piso, no lo vas a poder alquilar y no lo vas a poder vender más caro de lo que lo compraste mientras sigas viviendo en él. Por lo tanto es un gasto que es necesario para vivir (pagarás un alquiler o una hipoteca) y en ningún caso será una inversión para ti (aunque puede serlo para tus herederos cuando te mueras).

Cómo lo he hecho yo antes de tener hijos

Antes de tener hijos siempre viví de alquiler. He vivido de alquiler en diferentes ciudades de Europa mientras estudiaba y en mis primeros trabajos. Me daba movilidad para cambiar de trabajo si me apetecía.

Los últimos años, cuando ya estaba empezando a asentarme en un lugar fijo fue una época interesante porque coincidió de lleno con la época dorada de España en la que se consideraba que comprar un piso para vivir era una inversión y que los pisos subían de precio día tras día y nunca iban a bajar. En esa época en la que yo vivía de alquiler sufrí muchas presiones familiares para comprarme un piso, porque consideraban que cuánto más tarde me lo comprase más iba a tener que pagar por él.

Esta presión es algo que agradezco a mi familia, puesto que ellos estaban preocupados por mí y fue su manera de demostrármelo. Aún así no les hice caso y a ellos les aconsejé que hiciesen lo que yo estaba haciendo y ellos no me hicieron caso a mí. Así que todos en desacuerdo como buena familia que se precie.

Cómo lo he hecho yo con hijos

Mi piso, en el que vivo ahora, me lo compré en 2010 y pagué por un piso de 90 metros cuadrados, en un barrio de las afueras de mi ciudad con muy poco glamour 154.000€. Tenía ahorrados unos 34.000€ y pedí una hipoteca de 120.000€.

Una vez que ya estaba embarazada y sabía que iba a tener hijos asentarme en un sitio me pareció lo más normal, ya no me veía cambiando a los niños de colegio, dejando a sus amigos atrás…y por eso decidí convertirme en propietaria en vez de seguir alquilando.

Por supuesto, también recibí muchas críticas, esta vez sorprendentemente de la familia política (y eso que el piso era mío y no de su hijo), el barrio no les gustaba, el portal no era lo suficientemente elegante, etc. Consideraban que con el nivel de ingresos que teníamos podíamos permitirnos algo más elegante, en un mejor barrio o en una ciudad mejor incluso.

Evidentemente también agradezco a mi familia política esas críticas, puesto que era su manera de decirnos que querían lo mejor para nosotros. Sólo había dos problemas, su hijo no tenía nada que ver con mi piso y yo no estaba dispuesta a hipotecarme para toda la vida simplemente para enseñarle al mundo lo bien que me iba. Prefiero vivir tranquila a que los demás piensen que vivo tranquila.

Cómo lo hago yo ahora

Cuando me hipotequé en el año 2010 juré que no iba a cumplir los 40 con una hipoteca debajo del brazo. Así que en el año 2019, justo antes de mi cumpleaños acabé de pagar la última cuota. Para conseguir este objetivo hay dos cosas muy importantes que hice. La primera amortizar todo lo que pude en cuanto pude (por eso es muy importante que tu hipoteca no tenga comisión de amortización) y tener una hipoteca con interés muy bajo (rozando el Euribor).

Ahora mismo el no tener hipoteca, el que el piso sea mío y solo mío y no tener que pagar un alquiler me hace sentir muy tranquila y eso se traduce en felicidad. Vivir sin hipoteca es muy relajante. Saber que pase lo que pase tengo un techo sobre la cabeza de mi familia y que no me lo puede quitar nadie (ni el banco, ni una ex-pareja cabreada) es algo que valoro mucho más que vivir en un barrio de moda, en una casa moderna o en una casa enorme y elegante.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, sólo puedo decirte que valores si quieres vivir de alquiler o comprar tu vivienda. Y que si decides comprar tu vivienda te plantees si la quieres comprar en pareja o sólo. Y decide si quieres estar hipotecado toda la vida dentro de una casa muy cara o estar libre y tranquilo dentro de un piso barato.

vivir sin hipoteca dentro de tus posibilidades
Vivir sin hipoteca en un piso barato (imagen de Alexander Stein)

Para que no te pierdas

Si acabas de llegar al blog y quieres empezar desde el principio puedes acercarte a la entrada sobre como elegir el banco. También puedes ver como he organizado el tema del coche.

Categorías
AHORRO INDEPENDENCIA FINANCIERA

No gastes en tu coche

Hablar del tema del coche me parece muy importante. Después de la vivienda, el coche puede ser la segunda fuente de gastos en una persona y por lo tanto un elemento de ahorro en potencia. No gastes en tu coche mucho dinero si algún día quieres disfrutar de la tranquilidad que da la independencia financiera.

el coche acaba con tus ahorros o peor, el coche hace que te endeudes y estés cada vez más lejos de la independencia financiera
En el coche hay que gastar lo justo y necesario

La regla que se aplica en lo referente al coche es: si no tienes coche mejor, pero si lo vas a tener que esté entre los peores.

Es decir, tu coche tiene que ser de los peores coches que hay aparcados en el parking de tu trabajo y de los peores coches que hay aparcados en tu vecindario. Es decir, tu coche no puede sobresalir entre los coches de la gente que más o menos tiene el mismo nivel de vida que tienes tú.

Os voy a contar como lo he hecho yo a lo largo del tiempo:

Mi coche antes de tener hijos

Antes de tener hijos vivía en un pueblo y trabajaba a media hora en coche. El acceso al trabajo desde mi pueblo en transporte público era complicado y compartir coche con otros compañeros de trabajo también. Así que me tuve que comprar un coche.

Me compré un Fiat Punto de KM0 que me costó 8500€ en el año 2005. Como acababa de empezar a trabajar mi padre me prestó aproximadamente la mitad del dinero.

Me compré un coche acorde con el sueldo de una ingeniera que acababa de empezar a trabajar. Humilde y práctico.

Mi coche con mis hijos pequeños

Cuando nacieron mis hijos vivía en una ciudad a media hora en coche del trabajo. El acceso a mi trabajo por autobús era complicado aunque posible, pero se pierde bastante tiempo y no compensaba.

Compartir coche también era difícil porque al tener jornada reducida mi horario no encajaba con el del resto.

Por lo tanto conservé mi Fiat Punto. Mi pareja, el padre de los niños, tenía también un Fiat Punto aún más viejo que el mío y decidió cambiarlo por un Toyota Verso en el año 2011. Aunque nuestros sueldos ya eran los de unos ingenieros con más experiencia, sólo cambiamos unos de los coches a otro que nos diese más seguridad para llevar a dos niños pequeños.

Mi coche ahora

Ya no necesito reducirme la jornada así que ya puedo compartir coche para ir al trabajo, pedirle a mi pareja el suyo e incluso podría ir en autobús porque el tiempo ya no es tan importante.

Por lo tanto en el 2019 cuando el Fiat Punto tenía ya 15 años lo vendí a una cadena de compra de coches en la que me pagaron 250€. Yo me he quedado sin coche y mi pareja, que tiene ingresos similares a los míos, conserva el Toyota Verso que ya tiene casi 10 años.

Llevo 1 año sin coche y si tengo que definir como me siento en ese aspecto la palabra sería liberación. Los tres gastos fijos que me he ahorrado son el seguro de coche, el impuesto de circulación y la ITV.

La plaza de garaje que tenía para mi coche la he alquilado, así que tengo un nuevo ingreso pasivo (dinero que ingreso en mi cuenta sin tener que trabajar). Sumando el dinero que me he ahorrado por no tener coche y el dinero que gano al alquilar la plaza de garaje, tengo unos 1000€ más al año de los que tenía antes.

Un coche lujoso no significa que seas rico

A todos nos gustan los Mercedes, los Audi, los Volvo y los Jaguar. Pero no pensemos ni por un momento que por conducir un Volvo vamos a engañar a nadie. La gente no se va a creer que ganamos un montón de dinero y que somos ricos por tener un coche caro.

En mi garaje hay unos cuantos BMW, Mercedes y Audis, pero no nos engañemos, viven en el mismo barrio que yo y no en el barrio rico de la ciudad. Salen de sus casas de madrugada y vuelven tarde de trabajar. Así que todos sabemos que el coche que se han comprado es a costa de su tranquilidad y no porque les llueve el dinero del cielo.

No tener coche es una opción realista

La opción de no tener coche está a tu alcance sobre todo si no tienes hijos. Varios de mis compañeros de trabajo y amigos sin hijos no tienen coche y se arreglan de las siguientes maneras:

  • con el transporte público
  • pidiendo el coche a sus padres en momentos puntuales
  • pidiendo un taxi en emergencias
  • alquilando un coche para hacer viajes

Estoy segura de que cualquiera de esas tres opciones sale mucho más rentable que comprarse un coche. Sin coche se gana en tranquilidad de no tener que pagar tantos gastos fijos.

Si tienes hijos, creo que hay que pensar si realmente en la familia hacen falta dos coches. Y en cualquiera de los casos, con uno o dos coches en la familia, hay que cuestionarse cuál es el coche que te da la seguridad que tu familia merece por el menor precio. Y no hay que pensar cual es el coche que está más de moda, el más bonito o con el que te vas a chulear más.

El coche acarrea un montón de gastos fijos, que son esos gastos que sin moverte de tu casa ya están sacando dinero de tus cuentas. Esos gastos fijos son los que tienes que evitar a toda costa. Además, la compra de un coche es un gasto muy grande y muy importante para cualquier persona o familia.

El consejo de tu vecina

Por lo tanto vecino, si me dejas darte mi opinión, piensa si puedes vivir sin coche y si lo ves posible inténtalo. Pero como siempre, esto es sólo un consejo que te da tu vecina y por supuesto puedes hacer lo que quieras. Este consejo se lo di también a mi cuñado y se compró un Jaguar. Y me parece bien, entiendo que para él era muy importante darse ese capricho y que le hacía muy feliz.

Para que no te pierdas

Si has entrado en este blog por casualidad y quieres empezar desde el principio puedes leer la entrada relativa a la elección del banco o la hormiga ahorradora. El otro gran gasto a tener en cuenta es la compra de una vivienda, que también puedes ver como la orienté yo.